Psicología, Educación, Salud y Vida

Bueno, por si no os habíais dado cuenta… ser padres y educar no suelen tener un manual de instrucciones preciso que nos indique, paso a paso, qué es lo que debemos hacer y cual es la mejor manera de lograrlo.

Sin embargo, hay un hecho incuestionable: los niños, los hijos, aprenden fundamentalmente por imitación. Quiero decir, que si no predicamos con el ejemplo, tenemos aún más difícil que nuestra hija aprenda ese modo de comportamiento que a nosotros nos interesa que aprenda. Es necesario realizar pequeños y paulatinos entrenamientos, teniendo muy presentes las consecuencias de las conductas. Está claro que, cualquier ser humano, de la edad que sea, tiene más posibilidades de repetir algo si ese algo va seguido de una consecuencia positiva. Igualmente, tenderemos a no repetir lo que tiene consecuencias negativas.

Pero esto no se logra en un paso único, sino que es necesaria gran dosis de paciencia, reforzar poco a poco las mejoras en las conductas hasta que se adquiera del todo,… antes de pasar a enseñar nuevas conductas. Igualmente, si ya lo sabe hacer, el refuerzo sería intermitente hasta su desaparición. No tendría sentido estar alabando constantemente al niño porque ya se abrocha el abrigo él solo.

Esto sería la idea general,… después, hay múltiples factores que influyen en el proceso: uno de los más importantes, es la actitud de los adultos en relación al refuerzo o castigo. 

Lo decía el otro día: coherencia y consistencia… vamos a repasar con un par de ejemplos:

Puede que hayamos dejado “castigado al niño” sin ver TV, pero llegamos a casa llenos de euforia porque nos ha salido algo bien y, como queremos compartirlo, le levantamos el castigo y nos ponemos a ver la tele juntos. Gran error, ¿por qué? porque el chico aprende que sus mayores, según el estado de ánimo, cumplen o no cumplen lo que han dicho.

También se da el caso contrario… el padre o la madre llegan de mal humor, y porque la niña no ha recogido aún su habitación… nos encaramos con ella castigándole, hecho desproporcionado cuando otros días, en situaciones similares, no ha pasado nada.

¿Vamos entendiendo la importancia de la coherencia y la consistencia en los métodos educativos?

Lo sé…, no siempre es fácil, pero hay que estar en el camino de hacerlo mejor. Nos jugamos mucho con esto de la educación.

Como dijo John Wilmot,

“antes de casarme tenía seis teorías sobre el modo de educar a los niños. Ahora tengo seis hijos y ninguna teoría”.

Ale, ánimo 😉

Anuncios

Comentarios en: "Educando,…¿Premios….Castigos?" (1)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: