Psicología, Educación, Salud y Vida

Archivo para enero, 2013

Analizando una cabalgata de Reyes…

El sábado estaba en Valencia (ciudad que me encanta) y paseando por el centro, tuve la oportunidad de ver la esperada cabalgata de Reyes.
Y la verdad es que mis apreciaciones no coinciden mucho con el “éxito” de la misma que recogían los periódicos locales esta mañana.

Veamos:
A lo largo del recorrido, y desde antes de las 5 de la tarde, ya estaban los padres, abuelos y famlias con los niños cargados de inquietud e ilusión ante el magnifico espectáculo que esperaban tener ante sus ojos.
Hacía muy buena tarde y se estaba a gusto. Pero la larga espera hubiera merecido la pena si el desfile hubiera sido mejor planificado. Había muchos niños a mi alrededor y pude observar sus comportamientos, ilusiones, reacciones, frustraciones,…

Cuando a eso de las 6 más o menos, comenzó el desfile, mi sorpresa fue mayúscula viendo pasar un gran número de furgonetas y vehículos de publicidad… El Corte Inglés…y otras marcas comerciales que no aportaban NADA, al menos a la situación de Cabalgata que esperaban los niños,… Ya llevaban mucho tiempo esperando, estaban cansados, los padres también,…

Después pasó un camión de bomberos que,… vale,… pero no se qué pintaba en la cabalgata… Y los niños seguían esperando,…

A continuación un oso gigante de cartón piedra que tampoco sé qué hacía en Valencia, con unos colmillos amenazadores, que movía la cabeza de lado a lado y ante el que los niños se retraían y escondían detrás de sus padres,…

De repente, unos diez coches de policia, así, a pelo, con sus luces, sirenas,…los hijos nerviosos y sin entender…
Las 7,15 y nada que se asemeje a los reyes de Oriente,…

Un carro suelto con alguien que parece un rey, pero resulta ser un paje, o campesino, o lo que fuera… Anque iba solo y sin relación alguna con un rey…

A continuación muchos policías a caballo… Más bien parecía hasta ahora un desfile para adultos de las fuerzas de seguridad del Ayuntamiento de Valencia,….

Ah! pero paciencia… ya llega lo bueno… Unas contorsionistas en unos aros,.. quizá anunciaban el circo cuya furgoneta también desfiló y daba entradas de descuento,…

Gran griterío, ¡Llegan los Reyes! ¡Ahora si!
Pero, ¡ay, error de cálculo!

Ya son casi las 7,30… Pasa Melchor subido a una especie de trono en un castillo… A la velocidad de la luz… ¿Y los camellos?

Parece que el tiempo no ha sido bien medido… porque aparece Gaspar en un trono similar y pasa rápidamente … Son las 7,30…

Y seguidamente Baltasar pero… ¡oh sorpresa! Es de color blanco con un poco de maquillaje, un niño a mi lado le pregunta a su madre… ¿Pero no era negro? … Pasa rápido,..muy rápido,…

Por último, la ambulancia detrás y fin.

En resumen, más de una hora desfilando delante de los niños cosas y situaciones sin sentido y los Reyes debían tener mucha prisa,… porque en menos de 10 minutos han desaparecido los tres. Y los niños no tenían ni tiempo de disfrutar de la situación de tenerlos brevemente delante.

Yo, soy adulta, pero después de tan larga espera, me he sentido defraudada. Y supongo que muchísimos niños también.

Y me cuestiono que para organizar un evento para niños, una cabalgata, o lo que sea, hacen falta asesores pedagógicos, o alguien con mas sensibilidad y otra forma de hacer las cosas, que no sirve el concejal de festejos de turno, que los niños merecen mucho, muchísimo más.

Y que, como siempre, en los adultos falta mucho sentido común. Si los niños tuvieran la capacidad expresiva oral de los adultos, nos dejarían muchísimas veces a los mayores callados y sin argumentos, porque ellos tienen mucho más y mejor sensibilidad.
Ya lo creo.
Espero que al llegar a casa se vieran recompensados con uno de esos juguetes que tanto deseaban.
Bendita infancia.

Anuncios

Nube de etiquetas