Psicología, Educación, Salud y Vida

Archivo para junio, 2013

Contradicciones… y prioridades educativas…

educación niños

Pienso que la riqueza intelectual, emocional y social de muchos niños pasa absolutamente desapercibida en nuestro sistema social y educativo, que se muestra habitualmente rígido, cerrado y con escasa visión del mundo interior de los niños y de su gran talento y potencial.

Si queremos que un niño desarrolle sus talentos, necesitaremos que el amor, la seguridad, la motivación,… incrementen su confianza. Esto, desde que nacen. Cuánto más tiempo pasa, más difícil es. El amor no es sinónimo de permisividad. Evidentemente hay q establecer normas y límites, pero las mismas nada tienen que ver con gritar o reñir de forma desmedida cuando el niño se porta mal o no consigue rendir como esperamos de él.

Yo creo que el ser humano es inteligente por naturaleza, con un potencial increíble, pero no hablo de la inteligencia que miden los test, sino de la capacidad de desarrollar cualquier actividad en la que uno se encuentre cómodo. Esto está por asumir en las escuelas y centros educativos, porque la inteligencia sigue midiéndose únicamente a través de test, y no de otras realizaciones artísticas, intelectuales, sociales, musicales… que tienen los niños. Es decir, los psicólogos manifestamos y creemos en las inteligencias múltiples, para después seguir midiendo fundamentalmente las mismas de siempre (razonamiento lógico, verbal, espacial,… y poco más). Por un lado, contradicciones.

Pero, por otro lado, necesitamos unas condiciones para que se desarrolle lo mejor del ser humano. Las mismas son:

  • Amor,… sin estabilidad emocional, basada en el cariño y amor, nada es posible.
  • Estímulo,… porque crecemos en función de la imagen que reflejamos en el otro, así que necesito que el adulto (mis padres, los profesores) me animen y estimulen a hacer eso que tengo entre manos, bien porque me gusta o porque es mi deber hacerlo.
  • Confianza,… que será fácil si el amor me alimenta y, a través del mismo, estoy estimulado a continuar. Ello me da seguridad en mis posibilidades y en mi acercamiento al éxito en la tarea.
  • Motivación… tanto intrínseca (la que viene de mi interior) como la extrínseca (la que viene de fuera) porque es el motor que me mueve a perseguir un objetivo determinado.

Los cuatro elementos citados, debieran estar presentes, con esas mismas palabras, en el currículo,… a través de ellos se desarrolla la inteligencia emocional, … y poco o nada de eso veo.

Desde que un niño nace hasta alrededor de los 7-8 años se forma su personalidad, que no quiere decir que sea inamovible porque la misma se modifica constantemente, pero sí es cierto que, lo que la persona es a esa edad, va a condicionar bastante su vida de adulto. Así que es vital que esta primera crianza y educación sea optimista, creativa, motivadora,… darles respuestas constantemente a sus dudas, responder sin engaños, ayudarles y enseñarles a buscar información y a cotejarla.

Si el niño tiene un entorno de seguridad, seguramente, de mayor, y si las cosas no se le tuercen demasiado, puede ser un adulto amable, motivado, socialmente competente.

Para los adolescentes, lo mejor será practicar con el ejemplo, transmitiendo valores en los que los padres crean y sean capaces de fomentar Y el entorno educativo debe ser propicio al desarrollo de la adolescencia. Cierto es que es una etapa difícil, pero no hay chaval o chica que no tengan dentro ese talento o ese algo a través de lo cual se les puede motivar y enganchar.

Así que me interesa siempre el “cómo”… tanto en casa, en los centros educativos y en la sociedad… porque lo que he citado antes (amor, estímulo, confianza, motivación…) es un “qué”, pero si no está revestido de un buen “cómo”, no funcionará.

 Un abrazo 😉

Anuncios

Relativizando… desde una playa…

Cada día tengo más claro la importancia de relativizar los acontecimientos de nuestra vida. Por ejemplo, que me roben el móvil puede ser un gran problema porque acabo de invertir 500 €,… Así que, en el momento del robo, todo se me viene abajo, he perdido no sólo el móvil, sino la agenda, las fotos, mis notas, mis claves….parte de mi efímera vida. Y no voy a quitármelo de la cabeza en unos cuantos días, hasta que suelte toda la adrenalina, ira, rabia, malos deseos hacia los ladrones y su familia,… Qué desgracia! Recién comprado y me lo roban. Soy tonta, descuidada, mi gente se va a compadecer de mi,… ¡Uf! ¡Cuándo va a pasar esto!
Es decir, estoy haciendo un mundo de un objeto, cosa que, por desgracia, hacemos demasiado a menudo.

Pero, a veces, sucede que, detrás de una mala noticia, nos dan otra peor.

¡Oye!,…  ¿Sabes qué ha pasado?
Un familiar ha tenido un accidente, está en la UCI y no sabemos si va a salir, y si sale, dicen que se quedará mal…

Y entonces empiezan a circular por tu cabeza muchas de tus prioridades y preocupaciones (el móvil entre otras) y te das cuenta del absurdo de nuestros agobios en muchos momentos…

Que el móvil solo es un objeto, ni tan siquiera imprescindible, y que lo que de verdad importa es la vida, las personas, los afectos, la salud, el amor,..

Y te repites la frase…. tengo que relativizar, tengo que relativizar …. Sin darnos cuenta de que no es sólo una frase, sino una sentencia que encierra una gran verdad y que debiéramos estar aplicando constantemente en nuestra vida.

Y es que, como dice el dicho, “todo es según el color del cristal con que se mira”.

Esta sencilla reflexión, desde una bella playa del Mediterráneo,… cuando el mar y la naturaleza me hacen sentir lo grandes que somos y lo pequeños que somos.
Un abrazo 😉

20130610-170012.jpg

A vueltas con las Habilidades Sociales…

genteAunque este tema ya lo hemos visto algún otro día, me gusta insistir en aquello que considero válido para todos, así que voy a seguir recordando que las habilidades sociales o de comunicación son fundamentales en la vida diaria, necesitando el desarrollo y adecuado manejo de las mismas para ser socialmente competentes, autónomos e independientes.  El desarrollo de las habilidades sociales nos lleva a pensar por nosotros mismos, tomar decisiones y solucionar problemas desde una reflexión personal en consonancia con nuestros intereses y necesidades.

En un curso de coaching me solicitaron un ejercicio que debía consistir en elegir con qué habilidad social me sentía más identificada. Lo que sigue fue mi sencillo análisis.

Con relación a la ASERTIVIDAD, (capacidad que permite a todo ser humano ser hábil al momento de comunicar sus ideas, de tomar una decisión y de relacionarse con el resto de las personas), la misma nos permite sentirnos bien con nosotros mismos y con los demás, siempre y cuando la asertividad sea auténtica  (con coherencia entre lo que se dice y lo que se hace), esté diferenciada para cada persona (porque cada ser humano es único) y entendamos que la empatía (ponernos en el lugar del otro) es fundamental en el proceso.

Aunque una persona no sea inicialmente asertiva, como cualquier otra habilidad del ser humano, es susceptible de aprenderse, entrenarse y mejorarse, a través de las técnicas de entrenamiento asertivo y habilidades sociales  o de comunicación. Solo es cuestión de desearlo y ponerse a la tarea.

Con relación a la ESCUCHA ACTIVA, la práctica de la misma nos permite mejorar la comunicación, a través de una actitud positiva hacia la escucha, con atención y cuidado, comprendiendo lo que nos dice nuestro interlocutor, y estando psicológicamente presentes hacia la otra persona, sin juicios ni valoraciones. Así, se crea un clima favorable que facilita la apertura y la cooperación.  Tan importante es saber transmitir información como saber escuchar para recoger lo que quiere decirnos la otra persona.

La EMPATÍA nos permite comprender emocionalmente a las personas que tenemos a nuestro alrededor, poniéndonos en su lugar, entendiendo lo que el otro siente,  piensa y busca. Me pongo en su lugar tratando de leer sus emociones, sin necesidad de implicarnos afectivamente ni enjuiciar la situación. La empatía nada tiene que ver con la simpatía como concepto.

OPINIÓN PERSONAL

Una vez hecho este breve análisis de las habilidades de comunicación más comunes y conocidas, considero que me siento identificada con todas ellas, puesto que las mismas no son excluyentes, sino que se complementan a la perfección, siendo difícil encontrar personas asertivas, pero que no sean capaces de presentar conductas de escucha activa o empatía. La misma definición de asertividad, lleva implícita la empatía y la escucha activa.

Efectivamente la persona empática es capaz de escuchar activamente a los otros, comprenderles y comunicarse eficazmente, dejando a su alrededor un halo de energía positiva que hace deseable estar con ellos.

Así que aunque no me parece adecuada la disyuntiva de tener que elegir entre estas opciones de habilidades de comunicación, si tuviera que hacerlo, y citar aquella con la que me sienta más identificada, me quedaría con la ASERTIVIDAD, pero dando por hecho, como digo, que la misma conlleva la empatía y la escucha activa, al menos en mi vida. Mis estudios, experiencias vitales y sentido común, así me lo han hecho ver.

Como ejemplo que corrobora lo que digo, en mi profesión de Psicóloga y orientadora educativa, me pongo a disposición de los otros, soy asertiva, practico necesariamente la escucha activa y necesito un grado de empatía elevado, considerando que es una cualidad que he desarrollado bien a lo largo de mi vida. Mis relaciones en el medio laboral y social en general, así lo confirman. Aunque bien es cierto que siempre hay espacio para mejorar y para más aprendizajes. Nuestra mente maravillosa nos permite cambios, evolución y mejora en cada momento de nuestra vida.

Una vez hecha esta reflexión personal…. ¿cómo andas tú de estas tres habilidades? 😉

Nube de etiquetas