Psicología, Educación, Salud y Vida

estilo educativo

En esta tercera sesión de las cuatro previstas del taller para padres y madres, y ya con los motores calientes, las personas asistentes han fluido con mayor naturalidad. Venían con ganas. Estaban deseosos de empezar a trabajar. Sólo empezar a entender que ellos pueden hacer mucho por redirigir el comportamiento y las situaciones vitales de sus hijos, es un salto cualitativo muy importante.

Hemos repasado los contenidos de las sesiones anteriores, participando en la puesta en común. Se habían llevado para casa un sencillo y, a la vez, difícil trabajo sobre cómo identificar el estilo educativo que impera en sus familias, produciéndose inquietud cuando comprueban que hay muchos elementos a mejorar hasta llegar al deseado estilo democrático. En un trabajo en grupos, se ha analizado el comportamiento previsible de diferentes supuestas familias con cada uno de los estilos educativos. Y es que, es verdad, vamos aprendiendo que no suele ser la psicóloga o el orientador el que tiene las respuestas a las situaciones de conflicto en la vida cotidiana, sino que son ellos mismos el mejor caldo de cultivo donde se produce un adecuado o inadecuado vínculo afectivo y relacional en un amplio sentido de la palabra. Todo ello, aderezado y relacionado constantemente  con los conocimientos previos que ya tienen sobre Inteligencia Emocional. 

Dejo en este enlace el power point que hemos utilizado para que lo podáis conocer y os pueda servir, asimismo, de referente . ESTILOS EDUCATIVOS

Después, hemos estado hablando en términos emocionales, siendo para todos difícil utilizar palabras para las emociones más allá de las que hemos visto como básicas: miedo, vergüenza, ansiedad, tristeza, ira, rechazo, alegría, sorpresa. Y reconocen que el vocabulario emocional está muy restringido en sus vidas. En nuestra educación de adultos tampoco ha estado presente en los métodos educativos de nuestros progenitores. Ahora, el mundo social es otro y existen otras necesidades afectivas. Y, evidentemente, ya sabemos que todo se puede cambiar y mejorar.

Ha sido muy bonito el planteamiento de la relación entre emoción – pensamiento – sentimiento y conducta. Hemos puesto ejemplos sobre ello y han visto con nitidez la importancia de aprender a manejar nuestras emociones como adultos si queremos tener una pauta educativa coherente con nuestros hijos.

Y en unos últimos minutos,  he insistido en la importancia de no dirigirnos a los hijos para censurarles con el verbo SER, sino con el verbo HACER. Ellos no pueden modificar su respuesta cuando le dices: ERES malo, travieso, nervioso... porque estás aludiendo a su persona, a ellos mismos, a su ser. Pero si les decimos: HAS HECHO esto mal y debes corregirlo,… ya no me estoy metiendo con su persona, sino con su comportamiento, el cual, se puede modificar. Hay una enorme diferencia. Tenedlo en cuenta. Lo hablaremos mas despacio.

La verdad, es que “engancha” la Escuela de Padres y Madres sobre Educar con Inteligencia Emocional. Un abrazo, Asun 😉

Anuncios

Comentarios en: "Educar con Inteligencia Emocional (3)" (3)

  1. Reblogueó esto en JOHN B..

  2. Muy buena la observación de cambiar el ser por el hacer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: