Psicología, Educación, Salud y Vida

Archivo para agosto, 2014

En Educación… ¿Qué cántaro llenas?

imageFaltan pocos días para que comience el curso, lo cual es un buen motivo para repensar algunas cuestiones sobre Educación. La sociedad actual nos “obliga” a enseñar a nuestros hijos y alumnos un sinfín de actividades de toda índole, sin pensar demasiado en si son o no acordes con ellos, con el único objetivo de que estén mejor preparados para el día de mañana. Algunos (por no decir muchos) de esos talleres, cursos, deportes,… y otras cosas a las que les apuntamos, carecen de interés para ellos, y sólo acuden porque sus padres así lo consideran conveniente o el profe lo ha recomendado.   

Sin embargo, suelen ser actividades complementarias (no siempre tan “formativas” como queremos creer) que van dirigidas al ser humano exterior, es decir, a llenar sus conocimientos, su preparación para la competitividad y desenvolvimiento en la sociedad, su desarrollo en algún deporte que se le da bien, a ver si el día de mañana,… Y, así, casi todos los niños y niñas, al salir del cole, acuden a más de un lugar en los que se les sigue enseñando más y más conceptos, contenidos, actividades,… 

Pero algunos tienen síntomas de estrés, fatiga, cansancio, ansiedad, tristeza interior,… llegan a casa desfondados, los papás les preguntan qué tal ha ido el día, les dedican unas sonrisas, el ratito de la cena, poco más,… y a dormir. Y mañana más. 

Y aunque de ninguna forma quiero decir que las actividades formativas extra escolares sean malas ni negativas en sí mismas, lo que los niños necesitan TAMBIÉN es un poco de tranquilidad, juego libre, relajación, contacto con la naturaleza, un poco de conversación con los adultos, otro poco de hablar de sentimientos, emociones y estados de ánimo, un poco de mirada interior, un poco de convivencia de persona a persona, sin estar mediatizados por el inglés, la danza o el fútbol. Es lo que a mi me gusta llamar Educar en El Arte De Ser, y que desarrollo ampliamente en la conferencia que imparto sobre este tema.

Educando En El Arte De Ser podemos ayudarles a crear los cimientos y fortalezas interiores necesarias para que el aprendizaje exterior pueda asentarse mejor y sobre bases más firmes, equilibradas y estables. El Ser exterior y el interior  deben desarrollarse al unísono y complementarse. Todo lo que sea llenar un cántaro y dejar el otro semi-vacío, puede propiciar un desequilibrio  del ser humano, del niño, de la persona,… que le dificulte aceptar, entender, desarrollar y optimizar todo su SER. 

Acuérdate de enfocar las actividades de los niños hacia el desarrollo del Ser Completo. Se sentirán y fluirán mejor. Y tu, como guía que eres en su camino, también te sentirás mejor, sin duda. 

Un abrazo, Asun 😉

 

 

 

 

Anuncios

Nube de etiquetas