Psicología, Educación, Salud y Vida

Archivo para diciembre, 2014

Sobre juegos y juguetes…

PAPA.NOEL

      En estas fechas, los padres, abuelos y familiares se vuelven “tarumbas” buscando ese juego y juguete que llene de ilusión a nuestros pequeños y cumpla plenamente sus expectativas. Sin embargo, y en casi todas las ocasiones, la premisa a seguir debiera ser que “menos es mas”. La mente infantil no puede procesar la gran cantidad de estímulos a su alrededor cuando en su árbol hay cinco objetos para él, y otros tantos en casa de los tíos, abuelos y otros familiares. Flaco favor le estamos haciendo. Con uno en cada sitio, debiera ser suficiente. Es decir, un total de 3-5. No más.

      Cuando reciben demasiados juguetes, puede que los abran llenos de gozo, pero el momento se limita a quitarles el envoltorio. En poco rato, seguro que se han olvidado de muchos, por no decir de todos, generando en los pequeños incertidumbre y frustración (al no saber qué hacer con tanto, ni poder focalizar la atención en todos ellos). Así que prefieren perder el interés y seguir jugando con lo que ya tenían, o con nada.

 No os dejéis llevar por la vorágine de la publicidad y el consumo desmedido. El amor, no se demuestra con los cacharros, sino a través de vosotros.

Y, a veces, en lo más sencillo está lo más grande. Por citar unos ejemplos de tipos de juegos y juguetes:

– Los que le permiten ampliar el vocabulario y la expresión-comprensión orales: libros, cuentos, imágenes, acertijos, crucigramas, ahorcado, puzzles, rompecabezas de letras y palabras,…

– Los que le hacen manejar las manos, las piernas, los brazos, todo el cuerpo: plastilina, juegos de ensartar, apilar, atornillar, maquetas, música, atrapar globos, aros, pelotas de lanzar, bailes, mecanos, pinturas, balones, bicicletas, cuerdas, marionetas, disfraces, juegos y deportes con la wii, …..

 – Los que le permiten jugar y relacionarse con otros niños: los humildes (y no por ello  menos eficaces y eficientes) juegos de mesa de toda la vida y otros nuevos: parchis, cranium, trivial, party. teatro, marionetas, juegos de movimiento, de magia, deportivos…

 – Los que le permiten mejorar la lógica, la memoria y la atención: Master Mind, geoplanos, “quién es quién”, tangram, lince, simon, memorys, juegos de ciencia, puzzles, rompecabezas…..

 Los que le ayudan a entender, apreciar y valorar el mundo que les rodea: juegos de profesiones con sus actividades: cocina, electricidad, peluquería, carpintería, globo terráqueo, mapas, ciencia,…. La música, el baile, la pintura, el dibujo, las artes, el cine, observar el cielo, el entorno, las estaciones, los montes, las plantas, la naturaleza,… Y hablar de ello haciéndoles partícipes de la magia de lo que somos y tenemos.

          Y tened muy en cuenta que:

  • Los juegos deben ser una oportunidad para ayudarles a crecer como personas y a ir desarrollando cualidades cognitivas, así como unas adecuadas competencias emocionales, sociales y escala de valores.
  •  No os olvidéis de jugar y hablar con ellos un ratito todos los días.  Es importante que sepan que hay un tiempo de sus padres o de sus mayores, solo para ellos.
  • Ten paciencia ante sus errores. Son una gran fuente de aprendizaje, pero el adulto debe manejarlos adecuadamente. Aprender y evolucionar supone confundirse, intentarlo de nuevo y avanzar.
  •  Asegúrate de que entiendan lo que les estás pidiendo. A veces les damos mensajes poco claros e incluso contradictorios entre un día y otro. Así se desorientan y se desestabiliza su evolución personal. No vuelques en ellos tus “neuras” y frustraciones. Ve a otro lado si necesitas desfogarte. A los niños trátales con amor, equilibrio y sentido común.
  •  Estate muy atento a sus pequeños  progresos.  No pueden cambiar de la noche a la mañana, pero si sienten que reconoces sus esfuerzos por mejorar, eso les ayudará.
  •  Haz todo sin esperar nada a cambio. Verás los frutos de tu buena educación de forma progresiva, y habrás contribuido a que un gran ser humano esté entre nosotros. Y el mundo necesita mucho de ellos.

 Y despliega tu gran mirada infantil. A todos nos queda ese niño o niña que fuimos, y quitarnos la coraza de adulto de vez en cuando, es muy saludable. Te lo aseguro.

Un abrazo y mis mejores deseos para esta Navidad y el 2015. 😉 Asun

Nube de etiquetas