Psicología, Educación, Salud y Vida

IMG_1931Cada día me sorprendo más por la actitud de algunas personas que están al frente de equipos educativos, en los equipos directivos de los coles, guarderías, o centros de formación.

Ya he dicho en otras ocasiones que, para mí, la educación es de las tareas más difíciles y comprometidas que tenemos en la sociedad actual. Máxime cuando estamos viviendo unos años de auténtica catástrofe de valores, de falta de conocimiento y reconocimiento del ser humano, donde lo que vales se mide casi exclusivamente por lo que tienes o el puesto que desempeñas, sin mirar para nada las cualidades humanas, organizativas, relacionales, empáticas,… de muchas personas que están al frente de puestos de tremenda responsabilidad social. Por ejemplo, directores de centros educativos.

Hace bien poco he oído de alguien en uno de estos cargos quees igual se haga como se haga, total, la administración ni nos tiene en cuenta, ni nos valora para nada, ni hacen seguimiento de nuestro trabajo, ni les importamos un carajo,… más bien, la consejería y los jefes son nuestro “enemigo”; ya me gustaría a mí verles al pie del cañón, yo no puedo hacer nada por unir los dos bandos de docentes que hay en mi centro y que casi ni se miran a la cara,… y frases similares que denotan cero grado de sensibilidad y escaso interés por la tarea que tienen entre manos, perdiendo totalmente de vista que su trabajo es con NIÑOS, con PERSONAS, con los adultos del mañana. Quizá no ha pasado por sus cabezas la enorme responsabilidad social que supone liderar un equipo humano en el que los destinatarios finales son los niños y sus familias.

Y yo me quedo pensando si estoy en otro mundo, o este mundo está de esta forma nefasta en la que todo vale, en la que algunas personas están en puestos de gran compromiso educativo igual que podrían estar en una cadena de montaje, sin más.

Así que creo que las personas que trabajan en un centro con niños y niñas en edad escolar debieran ser SUPERVISADOS minuciosamente por parte de profesionales debidamente formados, y habiendo demostrado previamente, a su vez, su calidad ética y visión de la educación como elemento previo sin el cual no es viable dedicarse a estar con niños en la misión de enseñar. Y parto de que la gran mayoría lo hacen bien, hasta muy bien, pero aún quedan muchas excepciones en el sentido contrario.

Superar unos exámenes de una oposición no debiera ser suficiente, porque ahí para nada se demuestra la validez para educar, sino solo el grado de conocimientos académicos adquiridos, que, hoy de en día, cada vez sirve de menos en las aulas, porque la red nos ofrece esos conocimientos, pero no nos ofrece la forma de relacionarnos, la forma de gestionar un aula, la sensibilidad, la comprensión,…

¿Unas ideas para empezar…?

  1. Supervisión de calidad del modo de hacer los docentes en las aulas. No tanto a nivel administrativo, ni de programación, (eso ya se hace) sino en una dimensión absolutamente de inteligencia emocional, relaciones sociales, solución de conflictos, cuidado y atención emocional de los niños, responsabilidad social…
  2. No pasar por alto el mal hacer de algunos que muchos conocen pero que todos miran para otro lado. Debiera haber cauces de “llamadas de atención” para que el personal no pueda campar a sus anchas. No debiera ser admitible que algún profe no se hable con los padres de algún niño,… porque no me entiendo con ellos y no quiero saber nada. No debiera ser admitible que el tutor/a lleve a dirección a niños de 4,5,6,7,… años que han reñido porque no sabe ese docente cómo gestionar el asunto,…
  3. Incorporación, en los exámenes de oposición, de unas prácticas, “in situ” (de hecho, existen) cuya evaluación tenga que ver con las habilidades reales que ese profesor necesita para gestionar un grupo humano de niños.

Para mí, la educación, es Educar en el Arte de Ser (no en el de saber), siendo fundamental que los docentes entiendan qué es el Ser para que lo puedan transmitir y establecer prioridades educativas.

¿Quieres saber más? en mi charla, #EducarEnElArteDeSer lo explico pormenorizadamente, siendo sencillo empezar a cambiar el chip y ponerse a la tarea. Y merece la pena. Un abrazo, Asun 😉

Anuncios

Comentarios en: "En educación sobra este tipo de gente …" (7)

  1. Tienes mucha razón Asun. Pero ¿cómo van a ayudar a gestionar sus emociones a los niños quienes no saben gestionar las propias? Y aunque estoy de acuerdo contigo en que aprobar una oposición no es suficiente, también creo que los profesores no tienen las herramientas que necesitan para gestionar, sobre todo cuando los niños son más agresivos que antes, y sus padres les suelen apoyar mientras se ponen en contra del profesor.

    Tengo amigos docentes. Se encuentran bastante frustrados porque tienen cada vez más papeleo que rellenar y menos tiempo para hacer su trabajo. El problema creo que es el de siempre, políticos que quieren quedar bien y camuflar las cifras para que todo “quede bonito” en lugar de motivar a los docentes para que trabajen mejor.

    A una amiga le ha llegado a decir un inspector aquí en Canarias, que tenía que aprobar a más alumnos, para “arreglar” las estadísticas. Me contaba que ella estaría contenta si la dejaran dar clase, en el instituto en el que está, sus alumnos se pelean, y cuando intenta separarles le llaman loca…Es difícil. Cierto es que me he ofrecido a darle herramientas y ha rehusado, pero tampoco creo que sea culpa suya. Creo que motivar es trabajo de los gestores y jefes, y parece que están trabajando para lo contrario. ¿Quién ha formado a los profesores en cómo controlar sus emociones o las de los alumnos? Nadie

  2. Me ha encantado, y aunque sí hay docentes de otro tipo (creo que en todos los centros hay una mezcla curiosa) es fundamental trabajar con ellos y que ellos se preparen cuidadosamente. Y si no lo han hecho hasta ahora…pues nunca es tarde de darle una vuelta de tuerca a lo que sea que estés haciendo.

  3. Estoy totalmente de acuerdo contigo, desgraciadamente la situación provoca que apasionados de la profesión y aquellos que creemos en ella muchas veces queramos dejarla de lado…es muy triste la realidad que enfrentamos.

    • La clave está en que, inicialmente, cada cual asumamos nuestra responsabilidad moral de hacerlo bien. Gracias por tu comentario 😘

  4. Celia dijo:

    Totlamnete de acuerdo. Nos hace falta más calidad humana, más sensibilidad, mas saber ser y transmitir ese saber ser.
    Sigo escuchando eso de “no puedo con estos padres…” y sigo viendo cómo se desoyen las directrices que nos llevarían por buen camino con determinados alumnos.

    • Gracias por tus comentarios Celia. A ver si a través de la sensibilización y toma de conciencia vamos avanzando en un cambio de postura paulatino 😘

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: