Psicología, Educación, Salud y Vida

Archivo para octubre, 2015

¡Esos niños!…

niños.de.espalda

Pienso que un país que tenga cierta perspectiva de mejora y algún planteamiento educativo de hacer bien las cosas, debe proteger mucho a su infancia, porque son el futuro del país. Y aunque los derechos de los niños están recogidos en la Constitución y otros organismos e instituciones, cuando un niño se siente agredido física o verbalmente por un adulto, no suele encontrar a quién dirigirse ya que, por defecto educativo, tendemos a enseñarles que la razón la llevan los adultos, hecho que no siempre es así.

He visto llegar a niños al cole absolutamente desolados porque sus padres les han echado el rapapolvo antes de salir para clase porque no habían acabado los deberes del día anterior. He visto a profesores continuar con ese rapapolvo porque no han completado los deberes. Deberes, deberes, deberes,… en muchas ocasiones son formas de que el chico o la niña estén ocupados un par de horas más.

Y mientras tanto, apenas se les pregunta cómo se sienten, qué sentido de la justicia tienen, cómo les gustaría ser tratados, qué les pasa por dentro,… ni se les ofrecen estrategias de motivación (que las tenemos al alcance de la mano mostrándonos como adecuados modelos), o de responsabilidad (porque lo que se hace por imposición no nos vuelve más responsables).

Ya he dicho alguna vez la cantidad de cosas que se pueden hacer con ellos y que son ricas fuentes de aprendizaje (que no pasan necesariamente por el cuaderno y el libro), y que a la vez muestran amor, responsabilidad, motivación,… Tanto en casa como en el centro educativo es necesario fomentar el deporte, el conocimiento y respeto de la naturaleza, el descubrimiento del mundo, la importancia del reciclado, el amor a la música,… Pero no solo llevándoles a actividades de este tipo, sino compartiéndolas con ellos.

Igualmente es muy necesario permitir que tu alumno y que tu hija discrepen de ti (así irán desarrollando criterios propios y formando su propia personalidad), potencia su pensamiento asociativo (también entenderán mejor causas y consecuencias), que sean críticos con ellos mismos y con lo que les rodea (esta actitud desarrolla libertad de ideas), que sea él mismo, (y no el modelo que sus padres desean porque ellos no lo lograron).

Es de tanto sentido común educar bien y lo mal que se hace muchas veces. Menos hablar de competencias emocionales (es un término que está de moda y cualquiera que pronuncia las mágicas palabras, piensa que las tiene) y más ponerlas en práctica.

Reflexiona y cambia algo…, por poco que sea, estarás contribuyendo a la mejora.

Un abrazo, Asun 😉

Anuncios

Tú no eres tu pareja…

piedras

Saturada de ver y oír a mi alrededor (muy frecuente a nivel de parejas) expresiones inculpatorias de los propios actos hacia otra u otras personas, se me ocurre comentar que…

Tengas los años que tengas, siempre es un buen momento para comenzar a sentirse libre (si no lo has hecho antes) y para percibir que la vida de cada cual, está en sus propias manos, siendo un inmenso error el pensar que la otra u otras personas, son los responsables de lo que tú haces o dejas de hacer, de lo que dices, de lo que piensas, de lo que sientes. Solo tú, solo yo, debemos cargar con esas consecuencias.

Así que, si quieres tener un espíritu libre, siéntete libre y actúa desde tu libertad. Es la mejor manera de amar, con vínculos, con respeto, con compromisos, pero sin ataduras de las que coartan, coaccionan, ahogan y llegan a destruir. De esta forma, todo fluye más natural, sano, placentero y vital.

Porque creo que un amor maduro significa unión, por supuesto, pero con la condición de preservar la propia integridad e individualidad. Ya dije en un post anterior que nadie es la media naranja de nadie, todos somos o debemos ser piezas de fruta completísimas.

No es solo un dicho el símil del bambú: y es que el amor debe ser como esta bella planta: fuerte, pero flexible, porque esta cualidad es la que le aporta estabilidad y le da resistencia.

Cuando leas esto, no sólo asientas, sino aplícate al cuento.

Un abrazo, Asun 😉

Nube de etiquetas