Psicología, Educación, Salud y Vida

ArteDeSerA veces, alguien puede sentirse defraudado porque la imagen que se había hecho de ti no corresponde a su percepción cuando te ha conocido.
Y es que, en demasiadas ocasiones, idealizamos a alguien cercano o no tan cercano sólo con el propósito de desear sentirnos atrapados en la placentera vorágine emocional que nos da ese ideal que nos hemos hecho de él o ella. Pensar que somos amigos de la “cuasi perfección” es muy atractivo.
Pero todos somos humanos y, antes o más tarde, ponemos en evidencia nuestras pequeñas o grandes miserias. Y los demás nos muestran las suyas. No pasa nada. Al fin y al cabo, de poco sirven los falsos ídolos.

Más bien necesitamos ser ídolos de nosotros mismos y, a partir de ahí, de nuestra entereza y seguridad,  de la certeza en nuestras acciones y pensamientos, de nuestra guía interior,… todo va a ser más real e igual o más de reconfortante.

A algo de esto me refiero cuando hablo con insistencia del ArteDeSer. Es un concepto tan importante para mí, que hasta lo llevo grabado en mi piel. Espero que te sea útil mi reflexión.

No sé si me he explicado bien. Pero yo me entiendo a la perfección. 😉

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: