Psicología, Educación, Salud y Vida

Archivo para la Categoría "Psicología Positiva"

¿Cómo está tu cubo?

En mi charla sobre la felicidad utilizo la metáfora del cubo y el cucharón porque es de lo más ilustrativa.
Ser amable y generoso es fundamental para ser feliz; además, mejora nuestro rendimiento. Sólo depende de la voluntad de querer serlo, y las consecuencias en la satisfacción con nuestra vida pueden ser muy grandes.
Según diferentes investigaciones, son más felices las personas amables y generosas. De esto no hay duda.

Hay opuestos a la amabilidad, identificados en lo que el Dalai Lama denomina ‘ladrones de la felicidad’ y son las personas con hostilidad, irritabilidad, hosquedad y antipatía. Estas actitudes generan unos efectos en uno mismo y en los demás, incompatibles con el bienestar y la felicidad.
Donald Clifton es considerado por la American Psycological Association el “padre” de las fortalezas psicológicas y el “abuelo” de la Psicología Positiva. Fue presidente de Gallup y creó el buscador de fortalezas Clifton. Junto con su nieto Tom Rath, escribió un maravilloso libro: “Cómo potenciar tus emociones positivas. ¿Está lleno tu cubo?”
En el libro, Clifton y Rath recogen la teoría del cucharón y el cubo que se puede resumir así:
“Cada uno de nosotros posee su propio cubo. El cubo se llena o vacía permanentemente en función de lo que otros nos dicen o nos hacen. Cuando nuestro cubo está lleno, nos sentimos bien; cuando está vacío, fatal.
Cada uno de nosotros dispone también de un cucharón. Cuando empleamos nuestro cucharón para llenar los cubos de los demás -siempre que hacemos o decimos algo que potencie sus emociones positivas- también estamos llenando nuestro propio cubo. Pero cuando utilizamos nuestro cucharón para vaciar los cubos de los demás- siempre que hacemos o decimos algo que merme sus emociones positivas- nos vaciamos nosotros mismos.
Igual que las copas llenas a rebosar, un cubo lleno nos proporciona una perspectiva positiva y energías renovadas. Cada gota del cubo fortalece y refuerza nuestro optimismo. Sin embargo, un cubo vacío enturbia nuestra mirada, socava nuestra energía y debilita nuestra voluntad. Por eso, cuando alguien se dedica a vaciar nuestro cubo, nos duele.
De esta manera, cada día nos encontramos ante una disyuntiva: podemos llenar los cubos de los demás o podemos vaciarlos. Se trata de una elección fundamental, capaz de afectar profundamente a nuestras relaciones, nuestra capacidad de trabajo, nuestra salud y nuestra felicidad”.
Ser amable nada nos cuesta y genera ondas expansivas positivas que fomentan la colaboración y la confianza.
En cualquier entorno del ser humano, la amabilidad o su ausencia se contagian, contribuyendo al aumento o disminución de nuestra felicidad y de la de los demás.

Como casi siempre, la decisión está en nuestras manos. Pongámonos a ello. 😉

Anuncios

¿Sueños o realidades?…

IMG_3909

Cuando oímos y leemos una y otra vez que todos debemos perseguir nuestros sueños, me da qué pensar. Es como si diéramos por sentado que somos infelices y que no hacemos aquello que, en realidad, deseamos.

Y yo me cuestiono en paralelo la importancia de sentirte bien y ser feliz con lo que tienes y lo que eres. Muchas veces esos sueños están muy lejos y es difícil alcanzarlos. Así que muchas personas se encuentran habitualmente frustradas porque nunca logran aquello que dicen desear.

Pero si le damos la vuelta a nuestras percepciones y aprendemos a estar bien con nuestra realidad, hemos ganado la primera batalla en la lucha con nuestros malestares: esa batalla se llama ACEPTACIÓN, que es como hacer las paces con tu realidad. Porque solo desde aquí podemos dar el siguiente paso y caminar en busca de mejoras o ir en pos de rebelarnos contra las circunstancias poco halagüeñas o poco satisfactorias para nosotros.

A veces, no tenemos la vida que deseamos llevar, pero es preferible buscar cambios cercanos, pequeños y asequibles y no llenarnos la cabeza de objetivos difíciles o lejanos de alcanzar. Además, estoy segura de que las personas que se ponen grandes metas y las consiguen, y dicen que han alcanzado su sueño,… después necesitarán otro aún mayor, porque la condición del ser humano también es la búsqueda de algo diferente y, cuando lo logremos, iremos en pos de otra cosa.

No han de ser necesariamente grandes logros… muchas veces algo tan sencillo como sentirte bien con tus rutinas y encontrar tranquilidad de espíritu ya es una gran meta. Es más, debiera ser el punto de partida de otros sueños y otras metas.

Hay personas cuyos sueños pasan por grandes proyectos viajeros y otras que no necesitan nada de esto y son felices en sus pueblos o apenas han salido de su comunidad o de su país.

Así que eso de los sueños “a lo grande” (¡persigue tus sueños!) llena muchas páginas de revista y prensa que suelen obviar lo sencillo, conocido y placentero sin necesidad de sesudas y complicadas búsquedas como seres humanos. Ya sabemos que el camino mental lo decidimos cada cual con nuestra forma de pensar y actuar. Y esa forma de pensar crea una reacción física y emocional que nos produce placer, displacer, realización, frustración,…

Por supuesto, hay que cuestionarse algunas inercias autoimpuestas que nos impiden evolucionar y hacer cosas diferentes. Y cierto es que no hay que dejar de hacer aquello que te apetece y que nunca te atreves por el “qué dirán” o por una falsa moralidad social. Esto te generaría frustración y un persistente sentimiento de insatisfacción personal.

Competencias emocionales, inteligencia intrapersonal, percepción positiva de la vida, resiliencia,… son para mí palabras clave en conseguir la mayor y mejor meta de todas: el bienestar y equilibrio emocional.

¡Esto sí que es un gran sueño!  Hasta otro rato 😉

 

 

¿Niños enganchados a las pantallas?

moviless
La verdad es que es un tema que suscita grandes y encendidas controversias entre psicólogos, educadores y familias.
Desde quien dice que no pasa nada porque a esta generación le toca vivir pegados a la tecnología y que es natural, porque han nacido rodeados de pantallas… hasta quien dice que crea adictos lo mismo que si de una droga se tratara.
Antes de seguir, voy a posicionarme. Y a sabiendas de la necesidad de la tecnología, todo debe tener límites. Sin ellos, no podemos encaminar nuestra conducta.                                                                                                                                                                                                                                                                                                         
                                                            
Yo pienso que SÍ CREA ADICCIÓN e incluso se llegan a utilizar algunos aparatos (por ejemplo, el móvil) como sustitutos emocionales en casos o situaciones en los que existe cierto vacío comunicativo con los padres y algo de dejadez. En cierta medida, dependerá de la edad de los hijos y, por supuesto, de la permisividad de los padres y del uso que los progenitores hacen de ello.
Una niña con un móvil a los 9 años puede ser controlable y ser los padres los que marquen la pauta de tiempo de uso. Otro niño con 12 que ya ha desarrollado durante dos años o más unos hábitos muy reiterados y fuera de control del uso del móvil o de la playstation, difícilmente vamos a poder controlarlo ya.
Quiero decir que el uso inadecuado en las primeras edades puede fácilmente llevar a la adicción a partir de la adolescencia.                                                                                                 
¿Cómo se nota?…                                                                                                                                      
*     Perdiendo el control sobre su uso (¡solo estaré 10 minutos!) y luego nos damos cuenta de que ha estado más de 2 horas. Infravaloran los riesgos, piensan que no pasa nada por estar tanto tiempo con el móvil o el juego. Total, sus amigos también lo hacen. Y no olvidemos que, a esta edad, los iguales son sus referentes de comportamiento.                         
*     Las niñas, más que videojuegos, utilizan exageradamente las redes sociales. Con la moda de las “influencers” que les marcan modelos de belleza, de imagen, de popularidad,… habitualmente lo que yo llamo “calorías emocionales vacías”, es fácil caer en el uso desmesurado del móvil. Máxime si en la familia no están claros los límites, (o los mismos padres son ciberdependientes), ni existen otros VALORES REALES que sean más fuertes que los mensajes de las redes.
Todo esto abre puertas al ciber acoso, chantajes posteriores, vida sedentaria en exceso, obesidad,… y esta puede llevarles a la diabetes, enfermedad con claro y desmesurado aumento en los últimos años.                                                                                                               
¿Más consecuencias?…
  • Aislamiento de la familia.
  • Cambios bruscos del estado de humor, con muchos episodios de mal humor injustificado.
  • Descenso en el rendimiento escolar.
  • Cambio en los hábitos alimenticios.
  • Trastornos del sueño…
  • Llegando a situaciones de ansiedad cuando no están conectados.
Empezaríamos a notar los cambios claramente cuando dejan de tener interés en cualquier cosa que no sea la pantalla, con pasividad ante las demás circunstancias de su vida.
Evidentemente las redes están diseñadas para que sean adictivas, creando una realidad paralela y falsa que para nada aporta algo valioso al desarrollo de los niños y jóvenes. Además, el problema es mayor si a esto se unen algunas características personales y sociales como timidez, dificultad en las relaciones sociales reales, modelos familiares (que los padres también estén indiscriminadamente con el móvil delante de sus hijos demasiado tiempo).
Cada día nos encontramos con más frecuencia en la calle escenas que hace pocos años nos hubieran parecido de ciencia-ficción:                                                                                         
padres-adictos-movil
  1. Niño/a de 10 años caminando por la calle junto a sus padres. El pequeño juega con su móvil. Sus progenitores van chateando sin parar. Para nada comentan sobre lo que ven, ni saben con quién se cruzan y qué pasa en ese momento en ese paseo en su ciudad.                                                                                                                                        
  2. Hace unos días en un restaurante en el que yo estaba con mi marido, había dos parejas y 3 niños cenando. Los pequeños, entre 8 y 11 años, cenaron enseguida. Era viernes y los jóvenes padres no tenían prisa. Al poco rato los tres niños empezaron a comunicarse con sus móviles, sus chats y sus juegos. Cada uno con lo suyo, sin hablar entre ellos. Los padres se mostraban felices y relajados porque estaban tranquilos todos. Tanto es así que después de la cena se tomaron un par de gin-tonics. Cada rato que pasaba yo me sorprendía más y más de lo exagerado de la dejadez de sus mayores. Coincidimos en el restaurante un par de horas. Cuando nosotros nos fuimos, aún seguían allí en la misma situación.
Probablemente dentro de poco alguno de esos padres acuda a su médico, o al orientador del cole o a una consulta psicológica… porque sus hijos están “enganchados” y ellos no saben qué hacer.
Maldita hipocresía educativa y social, que nos hace ver los problemas a toro pasado y cerramos los ojos cuando estaban encima de nosotros y solo supimos mirar para otro lado.
Hace falta mayor madurez, coherencia y responsabilidad, empezando por los padres y adultos. Los problemas de los pequeños se cimientan en el entorno educativo. No lo perdamos de vista.

 

Nube de etiquetas