Psicología, Educación, Salud y Vida

Entradas etiquetadas como ‘amor’

Me gustan los abrazos de mis amigas

Me gustan los abrazos de Olga y Marili. Tengo una gran cuadrilla de amigas, pero no las veo con demasiada frecuencia a pesar de que vivimos en poblaciones cercanas. Cada una va a su vida, algunas se reúnen con otras más a menudo,… depende de la situación personal de cada una. Yo las veo en fechas puntuales o eventos específicos. Más o menos con una frecuencia trimestral.

Tengo que decir que me gusta observar los abrazos y leer el tipo de saludo con el que me obsequian las personas. Con Olga y Marili establecí unos lazos aún más potentes a raíz de unos viajes que compartimos hace poquitos años por países tan maravillosos como Costa Rica, Etiopía o Grecia. También coincidimos con intensidad en un taller que hicimos hace un par de inviernos para practicar la respiración consciente, relajación, meditación y para desnudar un poco nuestras almas.

Yo soy mayor que ellas, a Olga le llevo cerca de 15 años y a Marili unos 10. Pero esto no importa ni se nota cuando hay algo muy profundo en los sentimientos recíprocos. Saben que estoy aquí y sé que están ahí.

Y bueno, estos días hemos coincidido en Levante. Ellas estaban en Denia y yo en Oliva. Y quedamos un día a cenar con otros amigos comunes. Cuando nos vimos, primero con Marili, su abrazo estaba cargado de energía, sinceridad y amistad incondicional y eterna. Cuando me vi con Olga me dio un abrazo tan bonito y con una sonrisa abierta y amplia que no necesito mas palabras para describirlo. Simplemente lo sentí. Y lo sentí tanto y tan bien que dejó en mi una imborrable huella y es lo que me ha llevado a escribir este post. No son las únicas amigas o amigos que me hacen sentir así, hay unos cuantos más, pero hoy me ha tocado hablar de ellas porque la situación que describo es reciente.

Así entiendo yo la amistad. Aunque os lo he explicado, en realidad, no hacen falta palabras. Creo que muchos me entendéis y sentís parecido. ¿A que si?

Un abrazo profundo 😉

Anuncios

¡Agradece!. Es sanísimo

Me llega de una queridgraciasa mamá esta nota que mandó hace unos días a la dirección de la guardería a la que va su niño de un añito.

Hola Rocío.  Soy Myriam.
Mientras escribo estas palabras ya me estoy emocionando.
Ha sido el mejor año de nuestra vida por el nacimiento de nuestro primer hijo, Millán y os escribo estas palabras porque es lo mínimo que puedo hacer. Habéis jugado uno de los papeles más importantes de nuestro entorno. 
Dimos en el Centro en abril de 2015, todavía embarazada de 7 meses por la prisa de las chiquibecas que obligaban a tener que elegir pronto. Menudo agobio me entró.
En una semana vimos unos 6 coles de Logroño y en cuanto llegamos a “CuentaCuentos” no hizo falta más, nos miramos diciendo…  ¡Aquí es!
Millán empezó la guarde con 6 meses y desde el primer día nos habéis hecho todo facilisimo. 
Cada día, en la entrada, a primera hora  con esa energía y positivismo que desprendéis todas, desde tú como directora y coordinadora pasando por todas y cada una de las chicas, la cocinera, la chica de la limpieza, siempre con una sonrisa. …  podíamos percibir la conexión y relación tan buena con nuestro entonces bebé. Nos hacía muy felices ir percibiendo ese necesario vinculo cargado de bienestar y buenas emociones. 

Sois unas profesionales de categoría y unas personas excepcionales. Confiamos plenamente en todo lo que nos decís y como lo hacéis. 

Hoy es el último día de cole del primer año y no hay dinero en el mundo que pague vuestra labor ni palabras de agradecimiento para deciros lo bien que lo habéis hecho y lo contentos que estamos.

¡¡¡GRACIAS!!! os echaremos de menos estos días de vacaciones. 

¡Nos vemos en septiembre!!

Creo que no necesita muchos comentarios. Solo quiero precisar que este tipo de acciones denotan una gran dosis de inteligencia emocional, así como unas vivencias muy importantes sobre psicología positiva y educación. Estoy segura de que nuestro querido Millán está creando en su cerebro unas conexiones sinápticas (entramados neuronales) que van a ser una gran base para el desarrollo emocional en su vida.

Yo también estoy orgullosa de tener algo que ver con este grupo familiar. 😉

La vida que nos lleva…

Esta primavera dos queridas amigas se han ido para siempre arrastradas por el cáncer y sus agresivos tratamientos. Esta carta representa mi último homenaje para transmitir mis pensamientos y sentimientos hacia ellas. 

“Queridas Mar y Pepa, no hay derecho. Nos han robado vuestra presencia.

De nada sirvieron los cuidados médicos, ni las peticiones, plegarias ni esfuerzos mentales de tantas y tantas personas que os queremos y que luchábamos, cada cual como podíamos, contra el destino que había decidido llevaros injustamente tan pronto. 

Vuestras personales imágenes son imborrables para nosotros. Pepa siempre con una sonrisa en la cara y transmitiendo dulzura y optimismo; Mar con esa carcajada espontánea y esos ojillos divertidos que sabía poner, como de niña traviesa, cada vez que se reía.

Ambas buenas amigas de sus amigos, cada una con su personalidad bien diferenciada y definida. Siempre dispuestas a estar con todos a los que querían y disfrutar de ello, bebiendo intensamente la vida a sorbos, igual que disfrutaban de una buena copa de vino. Amantes de la vida, de los viajes, de las culturas, del saber. Sabiendo percibir la magia de lo que las rodeaba. 

Vuestra ausencia física es dolorosa porque no nos podemos creer que vuestros cuerpos menudos ya no nos acompañen y no los podamos volver a ver. 
Sin embargo, erais intensas emocionalmente y no os habéis ido del todo. Habéis dejado un vínculo de amor y amistad muy estable y potente, que nos unirá por siempre a vosotras. 

Mar y Pepa, Pepa y Mar… donde quiera que estéis, sabemos que habéis descansado de los últimos días de dolor y sufrimiento, y que mediante el precioso haz de luz en forma de ángel en que os habéis convertido, estaréis siempre presentes (al igual que lo están otros amigos y amigas que ya forman parte de la luz) y podréis acompañarnos hasta el día en que, de una forma u otra, quizá nos reunamos. 
Queridas amigas, en cada brindis con una copa de vino con el que tanto disfrutabais, elevaremos una sonrisa sabiendo que, de alguna manera, siempre estaréis con nosotros. ¡Os queremos!”
A los que me leéis, disfrutad de la vida. ¡Es tan bella y tan efímera! 😉

Nube de etiquetas