Psicología, Educación, Salud y Vida

Entradas etiquetadas como ‘cerebro’

El punto ciego

ventana ciega

El padre del concepto de Inteligencia Emocional, Daniel Goleman, nos explica con multitud de ejemplos y situaciones, la habilidad que tenemos los seres humanos para autoengañarnos, con la finalidad de protegernos emocionalmente del dolor que nos produce el fracaso y la ansiedad derivada de ello.

¿En qué consiste esto? Muy sencillo, el cerebro selecciona la información a través de un filtro que nos ayuda a disminuir las percepciones negativas.  Así, se bloquea la atención y se minimiza el impacto de las decepciones.

Los puntos ciegos que cada uno desarrollamos, tienen mucho que ver con la atención que prestamos a los acontecimientos que nos rodean. Ya lo dice la sabiduría popular… ojos que no ven, corazón que no siente.

Pequeñas mentiras aceptadas, dobles mensajes, ocultar nuestros verdaderos sentimientos, verdades a medias,… son “puntos ciegos” de nuestra conducta y nuestras vidas. A veces, cumplen cierta función social; en otras ocasiones, esconden todo un mundo emocional contradictorio que no queremos que se vea y, sin embargo, se ve mucho.  Por ejemplo, la discordancia entre lo que decimos y defendemos, y nuestra conducta.

Si observamos a muchos de nuestros políticos, es fácilmente deducible que gran parte de ellos tienen muchos “puntos ciegos”, pero no desde el inconsciente de la autoprotección emocional, sino desde el consciente de manipular la información y engañar y confundir a la opinión pública. Los puntos ciegos tienen muchos matices.

Pero todos queremos evitar la ansiedad, que se lleva parcelas de nuestra consciencia y nos crea esa especie de neblina mental que llamamos “puntos ciegos”.  Y estos son los causantes de muchos estados mentales insanos. Así que debemos tratar de buscar una visión más profunda que nos lleve a comprender y a ser honestos,  sin faltar a la verdad.

Cuestiónate, cuando das una opinión, si eso es realmente lo que piensas  y sientes o si, por el contrario, estás usando muchos puntos ciegos para defenderte de sufrimientos mayores y más profundos.

Para entenderlo mejor, una persona normal que denuncia algún tipo de abuso públicamente, deja al descubierto los “puntos ciegos” de los demás, que prefieren mantenerse en silencio escondiendo la cabeza o mirando para otro lado.

Cuando sientas y percibas verdades ocultas que afectan a otro ser humano, no formes parte de la conspiración del silencio manteniéndote callado ante hechos turbadores. Agita la monotonía, combate la mentira colectiva.  Cuestiónate si lo que dices y haces es lo que piensas y deseas hacer. Solo a través de la reflexión y la autocrítica, podemos avanzar. Solo así   podremos mejorar y evolucionar personal y socialmente.

Como siempre, la virtud se encuentra en algún punto entre ambos extremos, pero no te permitas que tu vida esté plagada de mentiras vitales, cíñete a decir las verdades más simples, por difícil que parezca, eligiendo siempre un buen modo de decirlo y hacerlo… en esa dirección está el sendero que conduce al equilibrio individual y a la sabiduría.

¡Estamos en constante evolución, pero vigila que sea hacia mejor!   Un abrazo, Asun 😉

Anuncios

Nube de etiquetas