Psicología, Educación, Salud y Vida

Entradas etiquetadas como ‘competencia emocional’

¿Qué me has traído?

regalos

En muchas ocasiones, cuando los papás, tíos, abuelos y otros familiares de los niños más pequeños salen de viaje, de vacaciones, o viven fuera,… y están sin verles unos cuantos días, a los adultos nos gusta llevarles un regalo que puede ir desde algo sencillo hasta grandes y costosos juguetes.

Y en sí misma, esta práctica no reviste problema alguno en el desarrollo infantil, pero debiera ser algo esporádico y no realizar siempre ese regalo. Veamos por qué: cuando esto se vuelve una costumbre, casi una obligación, sin darnos cuenta estamos acostumbrando al niño a que asocie papá, tía, abuela… = regalo.

Y no siempre debe ser así. Hay que enseñarles que nuestra sola presencia y el reencuentro ya es un regalo y un motivo de alegría, más allá de que portemos un objeto o no.

Conozco a muchos niños que cuando ven a algunos de sus familiares después de unos días, la forma de dirigirse a ellos es… “¿qué me has traído?”, antes tan siquiera de darles un abrazo y disfrutar con esa llegada. A su vez, el adulto se libera de una interrelación más intensa y de preguntas, a veces cansinas, de los pequeños, porque ya están entretenidos con el obsequio, y se minimiza la comunicación.

Una respuesta sorpresiva y bonita ante el “¿qué me has traído?” seria: ¡yo! te he traído a mí! e iniciar una divertida conversación sobre si las personas somos también un regalo, el mejor regalo.

Si nos resulta inevitable aparecer con ese obsequio, debiéramos pensar en que ese regalo tuviera alguna utilidad como un cuento, un libro, un juego educativo o alguna prenda de vestir. Esta reacción educativa se engloba en los parámetros de la educación emocional, puesto que se busca una actitud por parte del adulto y una respuesta por parte del niño que consolide los lazos afectivos. No centrados en los objetos, sino en las personas.

No contribuyamos al síndrome del niño hiperregalado, que tiene tanto, que nada valora y quiere recibir cada vez mas y mas y mas, sin ton ni son.

Ahora, en vacaciones, es buen momento para reflexionar sobre esto y no comprar regalos innecesarios.

¡Feliz verano!

 

Anuncios

A vueltas con la mala educación…

01¿Cuándo vamos a cambiar la enseñanza tradicional por algo en lo que esté implícito el mundo real?… por ejemplo, las artes en todas sus facetas,  la economía, el comercio, el manejo de las relaciones sociales más allá de las aulas, la literatura  (no solo la de escritores conocidos, sino la que se puede desarrollar en los centros educativos), las redes y todo lo que conllevan (para bien y para mal),  ,…

¿Cuándo nos vamos a dar cuenta de que la escuela, tal y como sigue siendo hoy, no tiene nada que ver con los niños y jóvenes actuales?  Y es que no hay mucha conexión entre lo que aprenden en los libros y lo que están viviendo fuera.

Lo he dicho mil veces pero… ¿cuándo nos vamos a dar cuenta de que el sistema educativo actual cada vez se aleja más de la realidad social? Hay un evidente desajuste que es necesario cuestionar, trabajando en pos de su eliminación.

¿Cuándo nos vamos a dar cuenta de que el modelo educativo está creando muchos trastornos en los niños? Es innegable la relación directa entre muchos casos de ansiedad, TDHA, depresión, desordenes de conducta…. y la escuela.

¿Cuándo vamos a creer realmente en la necesidad de potenciar un pensamiento crítico, participativo, personal, divergente?  Así les ayudaríamos a desarrollar la responsabilidad, seguridad en sí mismos, autonomía… No solo ser consumidores de lo que les ofrece la sociedad, sino también creadores. Los niños y jóvenes son capaces de producir objetos y situaciones de gran valor social.

¿Cuándo vamos a suprimir los exámenes o a mirarles con otros ojos? No debieran ser algo para saber a dónde llegan en sus conocimientos, minimizando al que suspende, sino más bien que les ayudaran a tomar conciencia del valor del saber y del crecimiento personal.

¿Cuándo vamos a creernos que todos tenemos capacidad para aprender muchísimas cosas? Mientras la escuela siga fomentando casi exclusivamente el pensamiento lógico nos estamos perdiendo múltiples facetas y matices de la enseñanza y de los niños y jóvenes. La filosofía, esa gran olvidada, ayudaría a dirimir muchas cuestiones y a resolver muchos problemas, tanto individualmente como en grupo.

¿Cuándo vamos a tener la certeza de que aprendemos a través de las emociones? Nuestras emociones, pensamientos, reacciones, estados anímicos estables o fluctuantes, así lo muestran. La neurociencia lo ha demostrado. La neuroeducación insiste en ello. Pero en el día a día, más allá de programas y fichas, hay muchísimos baches (los adultos somos un bache, y a veces un socavón) en la enseñanza-aprendizaje del componente emocional del aprendizaje y de la vida.

¡Esto tiene que cambiar!… ¿A que sí?

Nube de etiquetas