Psicología, Educación, Salud y Vida

Entradas etiquetadas como ‘conciencia’

Las emociones nos guían,….

Fuera de una situación patológica, todos utilizamos las emociones en todas y cada una de las decisiones que tomamos.

Las emociones nos guían en los momentos difíciles. Aunque no sepamos cómo, cada emoción ofrece una disposición definida de actuar porque han sido grabadas como tendencias innatas y automáticas. Pero no nos podemos quedar ahí.

El paso importante consiste en tomar conciencia de lo que nos esta pasando, para lo que se requiere aprender a expresar los sentimientos sin agresividad y sin culpabilizar a nadie, ponerles nombre, atenderlos y saber cómo canalizarlos,… esto nos abre las puertas a poder interpretar lo que nos ocurre. Y mientras no sabemos “leer” nuestras reacciones, nada sabremos sobre Inteligencia Emocional o, mejor dicho, puede que sepamos algo sobre ella pero desde fuera, no desde dentro, así que no la podremos poner en práctica.

Cada vez que dudamos ante una decisión, que nos proponemos comprender una situación,…  no hacemos estas operaciones como lo haría un ordenador, sino que ponemos en juego todo nuestro bagaje personal (educación, temperamento, cultura,… hasta lo que nos ha podido pasar hace un rato),… en definitiva, nuestra historia.

De ahí que vivir nuestras emociones es una habilidad relacional que nos capacita como seres que nos desarrollamos en un contexto social. Sólo cuando conectamos con nuestros sentimientos, los atendemos, somos capaces de empatizar con los sentimientos y circunstancias de los demás.

A estas alturas ya sabemos que no es más inteligente quien obtiene mejores calificaciones en sus estudios, sino quien pone en práctica habilidades que le ayudan a vivir en armonía consigo mismo y con su entorno. La mayor parte de las habilidades para conseguir una vida satisfactoria son de carácter emocional, no intelectual. Lo profesionales más brillantes no son los que tienen el mejor expediente académico, sino los que han sabido “buscarse la vida” y exprimir al máximo sus habilidades. En cualquier selección de personal actual no se busca la capacidad de razonamiento abstracto, sino la forma de vivir, de resolver conflictos, la empatía, proactividad, disposición, armonía entre el lenguaje corporal y el verbal,…

Así que reflexiona sobre ti mismo y cuestiónate si manejas adecuadamente tus emociones porque, como he dicho al principio, ellas nos guían, para peor y para mejor, en el camino de la vida.

Si quieres entender e interpretar bien a los demás, empieza contigo.

Si quieres encontrarte mejor con todos, empieza contigo.

Si quieres transmitir competencias emocionales en tus hijos, empieza contigo,…

Con la habilidad emocional ocurre como con la enseñanza de un segundo idioma: no lo podemos practicar ni transmitir, si no lo hemos aprendido previamente.

Así que ánimo y a la tarea. Nunca es tarde. Cada día nos trae muchas oportunidades de aprender 😉

Nube de etiquetas