¡Los niños necesitan buenos cimientos emocionales!

El amor y la ternura son los cimientos de nuestro desarrollo emocional y, por tanto, importantísimos a o largo de toda nuestra vida.   Pero, de forma específica, las muestras de afecto o desafección que recibimos cuando somos pequeños, quedan grabadas a fuego en nuestro cerebro emocional o sistema límbico, cuya función está relacionada conSigue leyendo “¡Los niños necesitan buenos cimientos emocionales!”