Psicología, Educación, Salud y Vida

Entradas etiquetadas como ‘desarrollo personal’

Me gustan los abrazos de mis amigas

Me gustan los abrazos de Olga y Marili. Tengo una gran cuadrilla de amigas, pero no las veo con demasiada frecuencia a pesar de que vivimos en poblaciones cercanas. Cada una va a su vida, algunas se reúnen con otras más a menudo,… depende de la situación personal de cada una. Yo las veo en fechas puntuales o eventos específicos. Más o menos con una frecuencia trimestral.

Tengo que decir que me gusta observar los abrazos y leer el tipo de saludo con el que me obsequian las personas. Con Olga y Marili establecí unos lazos aún más potentes a raíz de unos viajes que compartimos hace poquitos años por países tan maravillosos como Costa Rica, Etiopía o Grecia. También coincidimos con intensidad en un taller que hicimos hace un par de inviernos para practicar la respiración consciente, relajación, meditación y para desnudar un poco nuestras almas.

Yo soy mayor que ellas, a Olga le llevo cerca de 15 años y a Marili unos 10. Pero esto no importa ni se nota cuando hay algo muy profundo en los sentimientos recíprocos. Saben que estoy aquí y sé que están ahí.

Y bueno, estos días hemos coincidido en Levante. Ellas estaban en Denia y yo en Oliva. Y quedamos un día a cenar con otros amigos comunes. Cuando nos vimos, primero con Marili, su abrazo estaba cargado de energía, sinceridad y amistad incondicional y eterna. Cuando me vi con Olga me dio un abrazo tan bonito y con una sonrisa abierta y amplia que no necesito mas palabras para describirlo. Simplemente lo sentí. Y lo sentí tanto y tan bien que dejó en mi una imborrable huella y es lo que me ha llevado a escribir este post. No son las únicas amigas o amigos que me hacen sentir así, hay unos cuantos más, pero hoy me ha tocado hablar de ellas porque la situación que describo es reciente.

Así entiendo yo la amistad. Aunque os lo he explicado, en realidad, no hacen falta palabras. Creo que muchos me entendéis y sentís parecido. ¿A que si?

Un abrazo profundo 😉

Anuncios

Si volvieras a nacer…

 

suerte1Hazte una pregunta… Si volvieras a nacer, ¿volverías a hacer lo mismo?
Porque si no es así, debieras preguntarte qué es lo que quieres cambiar, para que empieces ya. ¿Tienes consciencia de lo breve que es la vida?. ¿Nos damos cuenta de que cada día y momento que pasan perdemos una oportunidad por no haber hecho eso que nos apetecía pero que lo hemos dejado para no sabemos cuándo?.

Conozco a gente que sigue esperando que le llegue ese no se qué (porque tampoco sabe lo que espera) o que llegue esa persona que piensa que seguramente existirá y que cubrirá todas sus expectativas de vacío interior.

No esperes tu golpe de suerte. Sal a buscarlo. Tú puedes modificar tu camino con un solo gesto de tu pensamiento. ¿Has intentado hacerlo? Prueba, verás qué fácil.
Esto es, entre otras cosas, #inteligenciaemocional

SÍ a la Educación Emocional

El viernes pasado (día 10) estuve en Oviedo, compartiendo mesa como ponente en la III jornada de Psicología Educativa a la que había sido invitada por el COP de Asturias), cuyo tema era Neuropsicología aplicada a la Educación.

Titulé mi ponencia EDUCACIÓN EMOCIONAL PARA EL DESARROLLO DEL SER. 

Fue un placer transmitir a más de 100 personas del ámbito de la educación y la psicología, mi pensar y sentir sobre algunos aspectos de lo que debiera ser la educación en nuestro país.

Más allá de leyes, planes de estudio, proyectos y cursos (y por encima de todo esto) está nuestra actitud individual.

Ya es hora de entender que la inteligencia y las emociones son dos caras de una misma moneda. También es hora de pensar en que es necesario otro mundo educativo. Igualmente debemos reflexionar sobre el hecho de que el conocimiento emocional es lo único que nos puede ayudar a entender nuestras emociones y reacciones, así como las de los niños y personas que nos rodean.

Si preguntas en una charla…. ¿qué enseñan los que se dedican a la educación?… Nadie se atreve a responder por no meter la pata. Pero la respuesta es bien sencilla: no enseñamos lo que sabemos, sino lo que somos. Y la autoestima de los niños y adultos está bien marcada por las experiencias educativas escolares, familiares y sociales.

El cerebro emocional (sistema límbico) impregna todas nuestras vivencias antes de sentir y tomar decisiones de la índole que sean. Por eso es tan importante tomar consciencia de ello e incorporar con derecho pleno la educación emocional en cualquier ámbito de la educación. Así podremos ayudar a construir ese SER, esa identidad que cada niño y cada persona llevan dentro pero que, en muchas ocasiones,  se desconoce. Es más que necesario.

Y, claro, los adultos necesitamos una evolución personal porque, sin ella, es difícil que cambiemos aquellas reacciones emocionales y vitales que debemos mejorar. Hay que cambiar la mirada, ver desde otro ángulo y buscar nuevas perspectivas.

Es un arduo camino, pero la ganancia personal y social que se puede y se debe conseguir, merece la pena.

Todos los cambios comienzan por uno mismo.

¡Vamos a ello!. Un abrazo, Asun 😉

Nube de etiquetas