Psicología, Educación, Salud y Vida

Entradas etiquetadas como ‘habilidades de comunicación’

Educación y emoción… deben ir muy juntitas, de la mano

A veces pensamos queniños ABC el profesor, por el hecho de serlo, puede poner en práctica programas educativos de cualquier tipo, cuando, en muchas ocasiones, los docentes no están capacitados para eso que la sociedad está demandando. Por ciencia infusa, por ser profesor no puedo dar una clase de química si no tengo conocimientos o práctica sobre ello.

Ya hemos dicho que hablar de las emociones está de moda y, de hecho, es uno de los retos educativos de los próximos años. Ahora estamos en un momento en el que cualquiera que conoce el término, puede decir que “yo ya se mucho de inteligencia emocional”,… cuando compruebas, en el día a día, que nada más lejos de la realidad de esa persona.  Los cambios reales tienen que venir no tanto por modas, por oírlo a menudo, por nuevas leyes, sino (y en primer lugar), por la incorporación de la consciencia y el análisis del mundo emocional a uno mismo, de nosotros lo ampliamos a las relaciones  y, como valor añadido, a las materias de aprendizaje y a las aulas.

Es de sentido común pensar que mejorar la convivencia y disminuir el fracaso escolar debe pasar por una mejora en las competencias emocionales y en las habilidades comunicativas. Ambos aspectos, están estrechamente relacionados. Todos debemos preguntarnos de forma sincera… ¿sé reconocer mis emociones y las ajenas?, ¿soy optimista?, ¿tengo empatía con mi entorno?, ¿cómo resisto la frustración?, ¿sé escuchar? ¿qué tal tolero cuando me dicen NO?

Porque si yo no se poner en práctica de forma natural estas habilidades, por mucho que tenga un manual de instrucciones sobre inteligencia emocional, no podré transferirlas adecuadamente. Al ser un tema emocional, hay mucho de transmisión a través del lenguaje no verbal, la postura, el acercamiento, la mirada, las respuestas o falta de las mismas que damos a los demás… estos, junto con otros muchos matices de la comunicación, en muchas ocasiones, están en total discrepancia con lo que estamos transmitiendo oralmente. He llegado a oír en un profesor que no se habla con los padres de un alumno y, sin embargo, piensa que maneja a la perfección las herramientas emocionales y comunicativas.

Por tanto, y en el ámbito educativo, miedo me da que estén tan de moda los programas sobre Inteligencia Emocional, porque en este sentido, son más eficaces la incorporación de actividades integradas en las aulas y en los docentes que los programas concretos. Con esto quiero decir que desde un proyecto integrador es más fácil generalizar las competencias adquiridas, porque la inteligencia emocional es… un conjunto de… no una parte de…

Inicialmente, desde luego que es necesaria la formación de las personas, educadores o no, en inteligencia emocional. Hay que conocer el planteamiento teórico para aprenderlo y, desde ahí, ir dando pasos de acercamiento al cambio personal y a la práctica. Además, es tan gratificante y se siente uno tan bien cuando practica la inteligencia emocional, que cualquier persona que comience a caminar en esta línea ya no querrá irse por otro camino.

Insisto en la necesidad de realizar cambios internos en nosotros mismos para poder ser entendedores y buenos gestores de nuestras emociones,… esto nos conducirá sin duda a un mayor bienestar personal.

Si, y ya sabemos lo mal que están las cosas y que los políticos y sus leyes partidistas apenas contribuyen,… pero cada día tengo más claro que el cambio empieza en mí,…. Y que además de reivindicar todas las mejoras sociales necesarias, debemos ser capaces de ilusionarnos con lo que tenemos entre manos. Solo así mejoramos, avanzamos y contribuimos a crear un presente y un futuro mejores.

 ¿Necesitas que hablemos?, ¿no sabes por dónde empezar?, ¿quieres ayuda?

 ¡Vamos!,… ¿te animas?… ¡Cuenta conmigo!.    Un abrazo, Asun 😉

Anuncios

¿Eres una persona exitosa?

A veces, una imagen recoge perfectamente muchas ideas que hacen innecesario un largo texto. Todos conocemos aquello de que una “imagen vale más que mil palabras”.
Este es el caso. Puedes analizar hacia que color te posicionas y, a partir de ahí, hacer los cambios necesarios para estar cada vez más cerca del verde completo.
Ya sabemos que todos podemos mejorar y que, con relación a uno mismo, el cambio siempre está en nuestras manos.
¡Ánimo y a la tarea! Un abrazo, Asun 😉

Exito

En un hospital….

laberintectomía

Situación real ocurrida hace 3 días:

– Ingreso por la tarde en un hospital de la sanidad pública a 187 kmts (dos horas largas de viaje) de un familiar para una intervención quirúrgica. Es del oído y lleva unos cuantos meses esperando por unos vértigos (síndrome de Menière) que la dejan invalidada desde hace varios años. Por ello, le van a practicar una laberintectomía. Duerme en el hospital, la preparan en ayunas, medicación previa y todo el protocolo propio de esta situación.

– A primera hora de la mañana nos avisan de que la operan en segundo lugar, hacia las 12. A las 11 nos informan de que no la pueden operan y nos explican que, en cuanto pueda, vendrá el cirujano a informarnos. Cuatro horas de incertidumbre y larga espera, la paciente continúa en la cama. Va transcurriendo el tiempo, así que pedimos explicaciones a enfermeras, auxiliares y a todo el personal a nuestro alcance. Nadie las tiene.

– A las 3 de la tarde viene alguien de bata blanca (no nos informa en calidad de qué) con el informe de alta hospitalaria, sin darnos más explicación que la de que nos tenemos que ir a casa y que ya nos avisarán de cuándo va a ser intervenida. Preguntamos por el cirujano, puesto que iba a subir a hablar con la paciente, pero ya es muy tarde y se ha ido. La operación podrá ser la semana próxima, o el mes próximo o cuando le toque. Solo nos dicen que pasa a la lista de espera.

– La paciente se siente ansiosa, triste, desfondada, frustrada, llora de rabia e impotencia… lleva mucho tiempo esperando la intervención, ha estado ingresada, se ha mentalizado,…pero la mandan de nuevo a casa hasta que la vuelvan a avisar.

– Antes de irnos del hospital (no damos crédito a lo que estamos viviendo) pasamos por atención al paciente a dejar una queja, pero está cerrado el servicio. Ya es tarde y se han ido.

Lo que he contado no es el mayor problema,… de acuerdo, puede suceder, pero lo que no echo del cuerpo es la falta de explicaciones… “imprevistos de quirófano”, y te mandan a casa sin fecha y hasta nuevo aviso,….

Pienso que la paciente, al menos, merece una explicación,… ¿o no?,… ¿o es que para el sistema social y sanitario valemos tan poco y no somos merecedores de ello?,… ¿dónde está la calidez y calidad humanas?,… ¿es que nos estamos convirtiendo en robots?,… ¿qué está pasando aquí?,… ¿qué mundo y qué sociedad estamos creando?,… ¿y las habilidades comunicativas?,… ¿y la inteligencia emocional?…

Se me ponen los pelos de punta con esta deshumanización... No termino de digerir bien lo que pasó hace pocos días,… ¿seré de otro planeta?,… ¿o son ellos los de otro planeta?… Ya no sé qué pensar.

En mi trabajo, cuando algo no ha salido bien, por la causa que sea, trato de arreglarlo, incluso aunque mi jornada laboral haya terminado,… también trabajo con personas y me merecen todo el respeto del mundo, y trato de ponerme en su lugar, en su sufrimiento, en su situación y practicar la empatía.

Cierto endiosamiento de la profesión médica es evidente, pero aquí se pone de manifiesto con contundencia. ¿Qué le costaba haberse acercado un minuto a la paciente, tranquilizarla, explicarle someramente lo que hubiera sido?… Ella no se atreve a emprender ninguna queja porque aún tiene que pasar por quirófano.

De acuerdo doctor, cúreme el cuerpo, pero… ¿no se da cuenta de que forma parte de un todo?, ¿de que no soy sólo oreja, pierna, riñón, o la parte en la que usted esté especializado? . Así que no dañe mi alma ni mi estado emocional. Sería tan fácil hacerlo bien o, al menos, ¡un poco mejor!

¿Verdad que sí? Un abrazo, 😉 Asun

Nube de etiquetas