Psicología, Educación, Salud y Vida

Entradas etiquetadas como ‘madres’

Sobre juegos y juguetes…

PAPA.NOEL

      En estas fechas, los padres, abuelos y familiares se vuelven “tarumbas” buscando ese juego y juguete que llene de ilusión a nuestros pequeños y cumpla plenamente sus expectativas. Sin embargo, y en casi todas las ocasiones, la premisa a seguir debiera ser que “menos es mas”. La mente infantil no puede procesar la gran cantidad de estímulos a su alrededor cuando en su árbol hay cinco objetos para él, y otros tantos en casa de los tíos, abuelos y otros familiares. Flaco favor le estamos haciendo. Con uno en cada sitio, debiera ser suficiente. Es decir, un total de 3-5. No más.

      Cuando reciben demasiados juguetes, puede que los abran llenos de gozo, pero el momento se limita a quitarles el envoltorio. En poco rato, seguro que se han olvidado de muchos, por no decir de todos, generando en los pequeños incertidumbre y frustración (al no saber qué hacer con tanto, ni poder focalizar la atención en todos ellos). Así que prefieren perder el interés y seguir jugando con lo que ya tenían, o con nada.

 No os dejéis llevar por la vorágine de la publicidad y el consumo desmedido. El amor, no se demuestra con los cacharros, sino a través de vosotros.

Y, a veces, en lo más sencillo está lo más grande. Por citar unos ejemplos de tipos de juegos y juguetes:

– Los que le permiten ampliar el vocabulario y la expresión-comprensión orales: libros, cuentos, imágenes, acertijos, crucigramas, ahorcado, puzzles, rompecabezas de letras y palabras,…

– Los que le hacen manejar las manos, las piernas, los brazos, todo el cuerpo: plastilina, juegos de ensartar, apilar, atornillar, maquetas, música, atrapar globos, aros, pelotas de lanzar, bailes, mecanos, pinturas, balones, bicicletas, cuerdas, marionetas, disfraces, juegos y deportes con la wii, …..

 – Los que le permiten jugar y relacionarse con otros niños: los humildes (y no por ello  menos eficaces y eficientes) juegos de mesa de toda la vida y otros nuevos: parchis, cranium, trivial, party. teatro, marionetas, juegos de movimiento, de magia, deportivos…

 – Los que le permiten mejorar la lógica, la memoria y la atención: Master Mind, geoplanos, “quién es quién”, tangram, lince, simon, memorys, juegos de ciencia, puzzles, rompecabezas…..

 Los que le ayudan a entender, apreciar y valorar el mundo que les rodea: juegos de profesiones con sus actividades: cocina, electricidad, peluquería, carpintería, globo terráqueo, mapas, ciencia,…. La música, el baile, la pintura, el dibujo, las artes, el cine, observar el cielo, el entorno, las estaciones, los montes, las plantas, la naturaleza,… Y hablar de ello haciéndoles partícipes de la magia de lo que somos y tenemos.

          Y tened muy en cuenta que:

  • Los juegos deben ser una oportunidad para ayudarles a crecer como personas y a ir desarrollando cualidades cognitivas, así como unas adecuadas competencias emocionales, sociales y escala de valores.
  •  No os olvidéis de jugar y hablar con ellos un ratito todos los días.  Es importante que sepan que hay un tiempo de sus padres o de sus mayores, solo para ellos.
  • Ten paciencia ante sus errores. Son una gran fuente de aprendizaje, pero el adulto debe manejarlos adecuadamente. Aprender y evolucionar supone confundirse, intentarlo de nuevo y avanzar.
  •  Asegúrate de que entiendan lo que les estás pidiendo. A veces les damos mensajes poco claros e incluso contradictorios entre un día y otro. Así se desorientan y se desestabiliza su evolución personal. No vuelques en ellos tus “neuras” y frustraciones. Ve a otro lado si necesitas desfogarte. A los niños trátales con amor, equilibrio y sentido común.
  •  Estate muy atento a sus pequeños  progresos.  No pueden cambiar de la noche a la mañana, pero si sienten que reconoces sus esfuerzos por mejorar, eso les ayudará.
  •  Haz todo sin esperar nada a cambio. Verás los frutos de tu buena educación de forma progresiva, y habrás contribuido a que un gran ser humano esté entre nosotros. Y el mundo necesita mucho de ellos.

 Y despliega tu gran mirada infantil. A todos nos queda ese niño o niña que fuimos, y quitarnos la coraza de adulto de vez en cuando, es muy saludable. Te lo aseguro.

Un abrazo y mis mejores deseos para esta Navidad y el 2015. 😉 Asun

Anuncios

El colegio y las emociones…

colegio

Si pudiéramos indagar en la mente de los niños y de los adolescentes, nos quedaríamos perplejos sobre la riqueza y variedad de sus pensamientos, emociones, sentimientos….

Todos los días de nuestra vida son importantes para nuestro desarrollo emocional y cada suceso a nuestro alrededor deja una huella que, en el caso de los niños y niñas en edad escolar, suele ser imborrable.

  • ¿Quién no se acuerda de su profesor de matemáticas, aquel que nos hacía reír a todos?… ¡cómo me siguen divirtiendo los números!
  • ¿Quién no recuerda a la señorita de lenguaje, que tenía una cara tan seria que ninguno nos atrevíamos a contarle algo que nos estaba pasando o a pedirle un favor?… no sé por qué será, pero me da un escalofrío cada vez que pienso en ella…
  • ¿Y ese otro profe que nos decía a menudo lo bien que hacíamos el dibujo artístico?…, así que todavía hoy me gusta coger mi lápiz y mis pinturas y ponerme a dibujar…
  • ¿Y la profe que me reñía constantemente porque en mi redacción había faltas y me daba una vergüenza terrible?…, pero ¡yo no podía evitarlas!, después, he odiado la lectura y la escritura…

¿Algo te suena? ¿sí?

Y es que la escuela, el colegio, el instituto,… dejan una huella definitiva en nuestras mentes y en nuestras almas.

Conozco brillantes jóvenes y personas que han sufrido mucho en las aulas,… y cuando les preguntas sobre qué recuerdan del colegio puede que te digan “pasaban de mí”, “pensar en ello me causa tanto dolor que mis padres me tuvieron que llevar al psicólogo y, ahora, prefiero no hablar”, “….

Hay personas y jóvenes que han sabido rehacer su autoestima  y te dicen algo parecido a esto: “sé que aprendo rápido, y que me tomo muy en serio lo que hago y lo que me gusta, pero del colegio no me hables, me duele demasiado”… “cuando deseo algo no me acobardo, me meto presión y sé que respondo”,…  “algo muy potente dentro de mí me empuja hacia adelante, no sé a dónde llegaré pero sé que estoy en camino”,…

Pero hay otros jóvenes que, con una estructura de personalidad más débil, se han dejado llevar por el “no valgo, no puedo, no sé, ya me lo decían mis profesores y ya me lo repetían mis padres”,…  Y se encuentran en un pozo emocional y social del que es difícil salir, sin perspectivas de ningún tipo.

¿Nos damos cuenta de lo importante que es la etapa escolar, esas horas mágicas que pasamos en los años más importantes de nuestras vidas en el colegio, esa necesidad de trabajar con inteligencia emocional y desplegar un gran abanico de habilidades sociales para conseguir complicidad, respeto , comprensión y motivación tanto de los profesores hacia los alumnos como a la inversa?.

Tanto si eres docente, padre, madre, o lo que seas, todos debemos tomar conciencia de este periodo de la vida en el que las relaciones que establecemos con nuestros alumnos, hijos,  grupos de chicos y chicas, en el colegio o en cualquier circunstancia y lugar, les va a marcar su desarrollo posterior. Pero es el centro educativo el que va a dejar una mayor y profunda huella.

Así que reflexionemos sobre esta realidad y vamos a contribuir a su mejora. No te preocupes de si no se sabe la unidad 3 del libro de Cono, pero interésate si se siente triste, desmotivado, demasiado alterado, si suspende sin sentido,…  porque, en este caso, no suele tener la culpa el niño, sino las circunstancias, fundamentalmente los adultos.

Aprende a establecer prioridades y fíjate más y mejor en la respuesta emocional.

Un abrazo, Asun 😉

Nube de etiquetas