Psicología, Educación, Salud y Vida

Entradas etiquetadas como ‘pasividad’

¿Sabes qué son las Habilidades Sociales? ¿Con cuál te identificas?

Shadow of businessmen talking in desert

Ya sabrás que las habilidades sociales son fundamentales en nuestra vida diaria, puesto que necesitamos el desarrollo y adecuado manejo de las mismas para ser socialmente competentes, autónomos e independientes.  El desarrollo de las habilidades sociales nos lleva a pensar por nosotros mismos, tomar decisiones y solucionar problemas desde una reflexión personal en consonancia con nuestros intereses y necesidades.

Es tremendo ver a un padre, educador, médico, político,… y personas en cualquier profesión en la que la clave sean las relaciones humanas, sin unas mínimas habilidades de comunicación para desarrollar bien la importante tarea que tienen entre manos. Y ya lo creo que los hay. Así que vamos a aprender un poco más. 

Vamos a ver las habilidades sociales más significativas:

La ASERTIVIDAD nos permite sentirnos bien con nosotros mismos y con los demás, siempre y cuando la misma sea auténtica  (con coherencia entre lo que se dice y lo que se hace), esté diferenciada para cada persona (porque cada ser humano es único) y entendamos que la empatía (ponernos en el lugar del otro) es fundamental en el proceso.

♦     La asertividad estaría en medio de los tres tipos de respuesta más comunes en el ser humano:

  • PASIVO      (complaciente, gris, manipulable, sin criterio propio)…
  • ASERTIVO      (el comportamiento deseable) y
  • AGRESIVO      (impone su criterio, falta de diálogo, manipulador),…

La asertividad, como cualquier otra habilidad humana, se puede aprender, entrenar y mejorar, a través de técnicas de comunicación y con un trabajo constante. Pero no es tan fácil, ya que nuestra mente y reacciones en cadena suelen traicionarnos en múltiples ocasiones.

Otra de las habilidades sociales es la ESCUCHA ACTIVA, que nos permite mejorar la comunicación, a través de una actitud positiva hacia la escucha, con atención y cuidado, comprendiendo lo que nos dice nuestro interlocutor, y estando psicológicamente presentes hacia la otra persona, sin juicios ni valoraciones. Así, se crea un clima favorable que facilita la apertura y la cooperación. Tan importante es saber transmitir información como saber escuchar para recoger fielmente lo que quieren decirnos.

Esta habilidad, que parece tan sencilla, es bastante difícil de llevar a cabo, pues lo habitual es que cuando estamos escuchando al otro, en vez de estar volcados en lo que nos está diciendo, solemos estar preparando la respuesta que le vamos a dar, o le interrumpimos con frases del tipo: …pues yo,… pues a mí,… poniendo, sin darnos cuenta, nuestro ego por delante de lo que nos está contando.

En cuanto a la EMPATÍA, y que tanto oímos hablar de ella, es la habilidad social a través de la cual tratamos de comprender emocionalmente a las personas que tenemos a nuestro alrededor, poniéndonos en su lugar, entendiendo lo que el otro siente, piensa y busca. Me pongo en su lugar tratando de entender sus emociones, sin necesidad de implicarnos afectivamente ni enjuiciar la situación. Cuando hay empatía entre dos personas, ambos suelen estar cómodos en la situación compartida. Si estás incómodo o deseando que eso acabe, no hay empatía.

Aunque son conceptos que a todos nos suenan, la puesta en práctica frecuente y diaria de las mismas no es tan sencilla. Influye nuestra historia personal, la forma previa de comunicación que hemos tenido y tantos y tantos factores, pero… si nos lo proponemos, claro que somos capaces. 

Como siempre, lo más importante para mi no es hacerlo todo bien a la primera, sino DARNOS CUENTA,… En cuanto me doy cuenta de que eso lo estoy haciendo mal, de que no me estoy comunicando adecuadamente, de que me quiero imponer, de que ya estoy pensando en lo que le voy a contestar,… en cuanto autopercibo eso, ya estoy en el buen camino. A partir de ahí, puedo cambiar, avanzar, crecer y evolucionar.

Por supuesto, para el desarrollo de estas habilidades sociales no es necesario solo conocer las técnicas, sino SENTIRLAS, Y QUE NUESTRO LENGUAJE CORPORAL, GESTUAL Y ORAL SEA ACORDE A NUESTRO DISCURSO. Si no, a nadie podemos engañar. 

¡Vamos, vamos! todos podemos mejorar. Solo hay que querer y comenzar.

¿Por qué? Mas que nada porque con un buen manejo de las HABILIDADES SOCIALES se resuelven mejor las cuestiones personales, familiares, laborales, sociales,… así que nos sentimos mejor,… así que nuestra salud no se resiente,… así que los de nuestro alrededor se sienten mejor. Todos influimos en todos.

Ah! y, por supuesto, las Habilidades Sociales o Comunicativas están en la base de la La Inteligencia Emocional 

Un abrazo 😉 

Nube de etiquetas