Psicología, Educación, Salud y Vida

Entradas etiquetadas como ‘psicología invertida’

Tu hijo no nace rebelde,… se hace

Existe un interesante estudio que realizó hace unos años la policía de Seattle (Washington) en el cual utilizaron la PSICOLenfadadoOGÍA INVERTIDA, proceso por el cual  puedes motivar e inducir a alguien a que realice algo, diciéndole que haga lo contrario a lo que deseas. Esta técnica utiliza un fenómeno de la psicología llamado de la reactancia psicológica: el comportamiento está revestido de una reacción emocional de oposición a lo que están diciéndole, ante la sensación de restricción de  libertad.

En el citado estudio, pretendían llamar la atención sobre las prácticas educativas equivocadas de muchas familias, alentándoles a que educaran a sus hijos e hijas de una determinada forma  para conseguir que fueran niños y adolescentes groseros y rebeldes.  De esta forma, se buscaba una reflexión profunda sobre lo que estaban haciendo mal, ya que se veían reflejados en muchos de los aspectos que remarcaron.

Los consejos (en clave de psicología invertida) iban en esta línea:

  1. Comienza desde la infancia dando a tu hijo todo lo que le pida, así crecerá convencido de que el mundo le pertenece.
  2. No le deis ninguna educación espiritual, esperad a que alcance la mayoría de edad para que pueda decidir libremente.
  3.  Cuando diga palabrotas, reiros Esto le animará a hacer más cosas graciosas.
  4. No le regañéis nunca ni le digáis que está mal algo de lo que hace, ello podría crearle complejo de culpabilidad.
  5. Recoged todo lo que él deja tirado: libros, zapatos, juguetes… hacédselo todo, así se acostumbrará a cargar la responsabilidad sobre los demás.
  6. Dejadle leer todo lo que caiga en sus manos, cuidad que sus platos, cubiertos y vasos estén esterilizados, pero que su mente se llene de basura.
  7. Discutid y pelead a menudo la pareja en presencia del niño, así no se sorprenderá ni le dolerá demasiado el día en que su familia quede destrozada.
  8. Dadle todo el dinero que quiera gastar, no vaya a sospechar que, para disponer de dinero, es necesario trabajar.
  9. Satisfaced todos sus deseos, apetitos, comodidades y placeres; el sacrificio y la austeridad podrían producirle frustraciones.
  10. Poneos de su parte en cualquier conflicto que tenga con sus profesores, vecinos, etcétera. Pensad que ellos tienen prejuicios contra vuestro hijo y que de verdad quieren fastidiarle.

Y, concluye: “y cuando su hijo sea ya un desastre, entonces diga que nunca pudo hacer nada por él”.

No llegues a decir que no soportas a tu hijo, o que toda la culpa es del profesor, o que te ha salido así,… la rebeldía suele ser una consecuencia del exceso de permisividad y falta de normativa educativa, así como de la inexistencia de coherencia y consistencias educativas.

Ya…, se que a veces no es fácil, pero déjate guiar por el sentido común y mantente firme en tus principios (si son justos y equilibrados). Los hijos deben aprender a recibir un NO cuando es necesario, que lo es bastantes veces. Pero la negativa de algo no está reñido con que se lo digas con firmeza, pero a la vez con amor. La ira siempre está fuera de contexto educativo, y se cae demasiadas veces en ella.

Piensa en esto, seguro que en algo puedes mejorar tus prácticas educativas. 😉

Anuncios

Nube de etiquetas