Psicología, Educación, Salud y Vida

Entradas etiquetadas como ‘psicología positiva’

Mi zapatero es CEO… Cordial, Empático, Organizado…

zapatos (2)

Hoy la visita a mi zapatero-remendón (utilizo esta palabra con gran cariño y respeto) me ha dado que pensar….

Me gustan y considero necesarios los nuevos conceptos y terminología relacionados con el emprendimiento laboral, personal y social,… pero no todo acaba ahí.

Las nuevas modas de los gurús del marketing parecen indicar que quien no emprende, ni hace modernidades de las que están al uso, ni monta su negocio con estrategias de liderazgo empresarial…. no puede triunfar (os remito a este post: https://asunmarrodan.wordpress.com/2015/02/10/que-es-eso-de-triunfar/) ni puede ser feliz o, al menos, todo lo felices que llegan a ser los emprendedores exitosos.

Y cuando veo a Pablo, mi zapatero, (un joven de cuarenta y algo) que siempre te recibe con una sonrisa, feliz en el oficio que heredó de su padre, sentado en su vieja banqueta de madera, con el mandil de cuero de los zapateros de siempre, los betunes, los pegamentos, los clavos, los remaches, las hormas,.. me pregunto si las nuevas innovaciones (por supuesto, necesarias) no están despreciando de alguna manera los viejos oficios tan vitales todavía y que tan importante labor social y económica cumplen.

Porque si no… ¿quién me quita una tapa a ese zapato de tacón que no soporto?, ¿quién me hace agujeros a la tira del bolso que me va larga?, ¿quién cambia la hebilla a ese  cinturón de mi hijo que tanto le gusta y que se le ha estropeado?La sociedad de consumo nos invita compulsivamente a comprar, gastar, tirar, volver a comprar,… cuando el reciclado y aprovechamiento de lo que tenemos debiera ser una sugerencia económica y social de elevado valor para la estabilidad de nuestros bolsillos y para el equilibrio del planeta.

Estoy segura de que Pablo no conoce el coworking, el coaching, un CEO, el know how, el outsourcing, el partner,... ni falta que le hacen. Él es feliz con su viejo oficio, y hace feliz a los que vamos a su taller,… y aunque le lleves la cremallera mas difícil de cambiar, o cualquier necesidad de reparación de zapatos, maletas, bolsos, cinturones,… que esté al alcance de su mano, siempre nos la ofrece, poniendo su elevada creatividad y capacidad emprendedora (en el más rico sentido de la palabra) a disposición de sus clientes. Y todo ello por un euro, o dos o cinco,….

Maneja y practica a las mil maravillas la empatía, las competencias emocionales y sociales aunque, seguramente, tampoco habrá oído hablar de estos términos.

Pablo es un gran líder en lo suyo. Es una brisa fresca en la vorágine de los conceptos empresariales. Y él, como otras muchas personas que aún se dedican a oficios de los de toda la vida, son una rica fuente de aprendizaje cuyos métodos laborales de continuidad, aceptación, servicio, ausencia de avaricia,… debieran estar presentes en algún tema de los importantes cursos de coaching o marketing laboral y empresarial que se ofrecen e imparten por elevadísimas cantidades de dinero a lo largo y ancho de nuestro país.

Como siempre, en muchas ocasiones, no hay que mirar ni buscar lejos para encontrar lo mejor . Solemos tenerlo cerquita, aunque no siempre lo vemos ni lo valoramos en su justa medida.  Un abrazo, Asun 😉 zapatos2(3)

Anuncios

Ejemplo de Emoción… Reacción

niña.iraUna chica me escribe para contarme algo que le pasa y que le gustaría cambiar apretando el botón mental “que le den” porque, según sus propias palabras, la única que lo pasa mal es ella.

Duda de si lo que le pasa, le sucede a todo el mundo o solo a ella (a veces piensa que ella es el problema y que los demás viven “tranquilos”). Vamos a analizar un par de circunstancias que pueden ser comunes a muchos.

Situación frecuente: tiene lugar en casa (vive con su pareja, Carlos,  y con una chica y un chico mas). El chico, Álvaro, es el único que tiene coche y para hacer la compra, nuestra protagonista vuelve en taxi aunque Álvaro esté en casa sin hacer nada. Ella dice que reaccionaría así si fuera la dueña del coche: “llamadme cuando acabéis y os voy a buscar para q no paguéis un taxi”. Y esto le hace sentirse mal porque valora que al otro no se le ocurre hacer esto, y cree que le falta empatía y compañerismo.

Otra situación: la mejor amiga de su pareja le hace el completo vacío… ella cree que cuando su mejor amigo del alma tenga novia, intentará ser su amiga o, al menos, interesarse por ella, aprender a conocerla….Y esta falta de interés le hace sentirse muy mal.

Y se cuestiona ¿por qué tengo que desquiciarme cuando alguien no es como yo o como a mí me gustaría que fuera? Y su cabeza comienza a murmurar, a darle vueltas, a querer entender las razones de la otra y a pensar que, los demás, no merecen la pena.

  • Problema 1: Lo que cuenta arriba, cree que solo le pasa a ella. Respuesta: Eso le pasa a casi todo el mundo.
  • Problema 2: Ella piensa que los demás viven tranquilos y que nada se cuestionan. Respuesta: Si los demás viven tranquilos o no, no lo sabes, solo son tus deducciones. No tiene sentido conjeturar sobre lo que piensan o dejan de pensar el resto de las personas.
  • Problema 3: otra chica le hace el vacío. Respuesta: Si ella no muestra interés en ti, y tú has hecho intentos de acercamiento, quizá es que ella no debe estar en tu camino. Si os tenéis que encontrar, ya os encontrareis. O no. No lo fuerces. Déjalo pasar.
  • Problema 4: Álvaro (el otro chico) es el único que tiene coche para traer la compra. Respuesta: Cuando a alguien no se le ocurre hacer algo que para ti es obvio (ofrecerse a ir a buscar la compra o cualquier otra cosa)… tu respuesta emocional no debe ser de un intenso enfado ni interior, ni exterior, sino tratar de resolverlo de una forma asertiva... ¿CÓMO?

Planteando las cosas adecuadamente:

“Oye Álvaro, puesto que Carlos y yo hacemos la compra para todos,… ¿que te parece si vienes a recogernos?”…  Esto con un adecuado lenguaje corporal y gestual, sin ira, resentimiento, ni malas caras ni malas palabras. La gente no es horrible porque no son como tú crees que deben ser, simplemente son así. Si no te gustan, NO es tu problema, déjales pasar de tu vida, no sufras, y no muestres incomprensión.

Y si no se llega a un encuentro o decisiones comunes, que cada uno haga su compra. Pero siempre, tratando de resolver la situación antes de crearnos entornos de pensamiento, con su indudable repercusión en nuestra salud mental y corporal, dañinos para nosotros. Cada uno estamos en diferentes niveles mentales, terrenales y espirituales, y los demás no deben ser como tu esperas que sean. En realidad, esto no son problemas… es parte de la vida.   No pretendas gustar a todo el mundo ni que todo el mundo te guste y si alguien no actúa como te gustaría, 2 opciones:

  • Muéstrale cómo crees que es mejor… y si no lo entiende o acepta…
  • Déjalo pasar.

Y si vivís en la misma casa, entonces tendréis que repartir las tareas que son conjuntas para que la convivencia sea armónica y equilibrada. Sin más… ni menos.                                                Un abrazo, Asun 😉

¿Existe la felicidad…?

manos felicidadConozco a bastante gente que dice esperar que pase algo en sus vidas para ser felices, y que hasta que no lo consigan, su bienestar está limitado.

Pero no se han parado a pensar en algo tan simple y tan grande como que la felicidad es algo inherente a cada uno de nosotros. ¡Ya la tenemos! Sólo hay que saber verla, reconocerla y sentirla. Aquel que espera otra estación del año, un premio, las vacaciones, la llegada de alguien, que algo nuevo ocurra,…. seguramente está viviendo proyectado en el futuro, por lo que se está perdiendo muchísimos momentos del presente cargados de bienestar, de sorpresas, de magia, de conexión con otros y con la naturaleza,… en suma, de felicidad.
A su vez tendrá dificultades para resolver sencillas o no tan sencillas situaciones del día a día, porque su proyección futura o pasada le impide ver la solución a sus problemas o tener ideas creativas para salir de esa situación.

Si, lo oímos muy a menudo,… pero es una diáfana verdad que sólo tenemos el momento presente. Y tu felicidad o falta de la misma, únicamente depende de ti y de cómo manejes tus situaciones vitales. Así que ve en busca de su conquista. No esperes que algo nuevo pase para ser feliz.

¡Ya lo creo que se puede dar un mayor y mejor sentido a la vida!                    Porque #siquierespuedes
Un abrazo, Asun 😉

Nube de etiquetas