Psicología, Educación, Salud y Vida

Entradas etiquetadas como ‘reflexiones’

Sentir… Sentir… Sentir…

image

La inteligencia emocional también es sentir y tener conciencia de tu sentimiento, para disfrutarlo y conservarlo, o despedirlo y modificarlo.

Sentir que amas, sentir que te aman, sentir lo capaz que eres de hacer felices a los demás con pequeñas cosas, sentir lo feliz que te hacen a tí otras pequeñas-grandes minucias,… sentir cómo te emocionas cuando vas a ver a tu madre, o disfrutas de tus hijos, o preparas esos regalos para los amigos, o te tomas un café a solas contigo misma y tu complicidad.

Sentir y saborear que en el año que está a punto de acabar, el mundo me ha puesto en bandeja el conocimiento de nuevos y bellos lugares, así como de personas que ya serán no sólo insustituibles, sino necesarias en mi vida…

Sentir que mi paso por el mundo no es fortuito, que todos tenemos una misión, y que en cuanto notas que estás haciendo algo en esa línea, se te llena el alma, y esta plenitud puede ser a la vez un vacío, porque lo vivencias como un hueco en la pared abdominal que, en realidad, no es un hueco, sino un gran llenazo en forma de energía.

Sentir que vives, que respiras, que lloras, que amas, que ganas, que pierdes, que deseas, que evolucionas, que sueñas,…. sentir, sentir, sentir,…. Preciosa palabra.
#Reflexionesdefindeaño

Un abrazo, con mis mejores deseos para 2014. Asun  😉 

¿Muestras coherencia entre lo que dices y luego haces?…

coherenciaHace unos pocos días acudí a una charla y sesión terapéutica sobre mindfulness. El planteamiento era correcto y el ponente amable, conocedor de lo que tenía que hacer, habituado a dar charlas y cursos. Yo estaba en la primera fila, así que pude observar sus uñas casi inexistentes debido a una onicofagia (término psicológico utilizado para describir el impulso incontrolado de morderse las uñas) que le acompañaba desde hacía muchísimos años. Él hablaba de la atención plena, del momento presente, de la reducción del estrés, de la respiración,…conceptos, por otra parte, muy importantes. Así lo creo y, de hecho, practico muchos ejercicios en este sentido. Proponía y nos daba consejos sobre cómo usar las técnicas para control de la ansiedad, del sueño, del peso, eliminar hábitos indeseados, dejar de fumar,…

No me pareció oportuno ponerle en evidencia haciendo tan impertinente pregunta pero, cuando finalizó la charla, me acerqué a él y le mostré mi sorpresa por el estado de sus uñas. Se sorprendió de que me hubiera fijado en ello, me dijo que desde siempre era así y derivó la conversación hacia otros temas. Ya no quise decirle que me sorprendía así mismo su bien marcada barriga, cuando una de las grandes aplicaciones del programa que imparte está enfocada al control de la alimentación.

Y volví a sentir la falta de coherencia entre lo que se dice, se “vende” y se hace. La psicología, la inteligencia Emocional, el coaching, las técnicas de relajación, los programas de reducción de estrés,… también se han mercantilizado, y cualquiera se atreve a ponerse delante de un auditorio sin la más mínima dosis de congruencia y sentido común. Y me da pena. Porque cada día va a ser más difícil distinguir el válido del no válido, la ficción de la realidad.

Todos mostramos en las redes nuestra mejor cara, pero también debemos aprender a mirarnos en nuestro espejo interior antes de vender productos que quizá ni estamos usando en nuestras vidas. Y me pregunto… ¿qué puedo enseñar si no soy soy capaz de seguir los consejos que indico a los demás? Importante pregunta para la reflexión.

Un abrazo, Asun 😉

Nube de etiquetas