Psicología, Educación, Salud y Vida

Entradas etiquetadas como ‘sentimientos’

A la felicidad… también por la educación

FelicidadAyer impartí una charla-tertulia que titulé… ¡Ven a ser feliz! a un numeroso grupo de personas de diversas edades y situaciones. La clave para mí de la felicidad es hacer entender que nuestros procesos mentales tienen una gran repercusión en los niveles de salud, energía y bienestar que sentimos.  A la vez, y en el transcurso de las presentaciones y primer debate para “calentar motores” sobre LA FELICIDAD, se llega rápidamente a la sencilla conclusión de que hay tantas definiciones de felicidad como personas, por lo tanto la percepción de la misma es totalmente subjetiva, deduciendo que es una ACTITUD ANTE LA VIDA.

Y cuando se llega a una conclusión tan evidente y se profundiza en ella, se despliega ante los asistentes un abanico de posibilidades que, anteriormente, quizá intuían pero no veían con claridad.  Cuando dos o tres personas hablan en grupo pequeño, y luego exponen sus planteamientos al resto del grupo, se dan cuenta de que sus “problemas” son similares al del resto de los mortales y que otros han pasado peores tragos en la vida y, sin embargo, saben disfrutar de lo que tienen, de lo pequeño, de lo sencillo, del calor humano, de los niños, de la naturaleza.

La charla-tertulia también nos posibilitó entender que las personas que tienen una mayor dosis de autocontrol emocional, son más capaces de sentir felicidad que los que no la tienen. Asimismo, animándoles  a hacer un propósito de mejora individual cada mañana,  se abre una ventana a replantearnos que muchas de nuestras acciones, las hacemos por automatismos y es necesario sentirlas, disfrutarlas y quizá modificarlas.

Hay algunos que hablan sin cesar lo que les pasa, o lo que les ha pasado, en un intento de hacer ver a los demás que su tristeza está justificada, que tienen derecho a quejarse,… hasta que llegan a entender que en la vida no todo tiene que ver con lo que nos pasa, sino que la clave está en CÓMO LO ABORDAMOS. Para todo ello les doy estrategias de sencilla realización.

Y también hablamos de si LA EDUCACIÓN que recibimos desde pequeños facilita o dificulta nuestra visión y lectura de los acontecimientos que hay a nuestro alrededor. Si en educación se enseñara adecuadamente a gestionar emociones,  a resolver conflictos, a conocer y comprender los procesos de los sentimientos y sus consecuencias en los seres humanos,  a soportar las frustraciones,  a mostrar y sentir empatía, a saber demorar las gratificaciones,… estaríamos sentando las bases para que esos adultos sepan gestionar su vida, con todo lo que la misma les traiga. Incluso se ganaría en honradez y sentido de la equidad y justicia para los políticos y gestores del país del mañana , ahora que esta sociedad y los que nos gobiernan, están tan desprovistos del más mínimo decoro social y necesitados de muchas cualidades, aptitudes y actitudes.

La charla-tertulia ha llevado a la solicitud de talleres de 3 días en los que podamos profundizar y practicar en todo lo que hemos visto.

¡Qué placer sentir que la farmacología cada vez va a ser menos necesaria en la vida de muchas personas! Porque cada uno puede mejorar mucho en el aprendizaje para gestionar lo que le pasa y salir del atolladero mental y vital en el que crea que está inmerso.

Te animo a reflexionar sobre todo lo escrito en este post, y si tienes más dudas, puedes  consultarme: asunmarrodan@gmail.com

Ánimo con la vida y tus circunstancias. Hay mucha felicidad esperándote. Sólo debes saberla ver, Un abrazo, Asun 😉

Anuncios

Sentir… Sentir… Sentir…

image

La inteligencia emocional también es sentir y tener conciencia de tu sentimiento, para disfrutarlo y conservarlo, o despedirlo y modificarlo.

Sentir que amas, sentir que te aman, sentir lo capaz que eres de hacer felices a los demás con pequeñas cosas, sentir lo feliz que te hacen a tí otras pequeñas-grandes minucias,… sentir cómo te emocionas cuando vas a ver a tu madre, o disfrutas de tus hijos, o preparas esos regalos para los amigos, o te tomas un café a solas contigo misma y tu complicidad.

Sentir y saborear que en el año que está a punto de acabar, el mundo me ha puesto en bandeja el conocimiento de nuevos y bellos lugares, así como de personas que ya serán no sólo insustituibles, sino necesarias en mi vida…

Sentir que mi paso por el mundo no es fortuito, que todos tenemos una misión, y que en cuanto notas que estás haciendo algo en esa línea, se te llena el alma, y esta plenitud puede ser a la vez un vacío, porque lo vivencias como un hueco en la pared abdominal que, en realidad, no es un hueco, sino un gran llenazo en forma de energía.

Sentir que vives, que respiras, que lloras, que amas, que ganas, que pierdes, que deseas, que evolucionas, que sueñas,…. sentir, sentir, sentir,…. Preciosa palabra.
#Reflexionesdefindeaño

Un abrazo, con mis mejores deseos para 2014. Asun  😉 

El colegio y las emociones…

colegio

Si pudiéramos indagar en la mente de los niños y de los adolescentes, nos quedaríamos perplejos sobre la riqueza y variedad de sus pensamientos, emociones, sentimientos….

Todos los días de nuestra vida son importantes para nuestro desarrollo emocional y cada suceso a nuestro alrededor deja una huella que, en el caso de los niños y niñas en edad escolar, suele ser imborrable.

  • ¿Quién no se acuerda de su profesor de matemáticas, aquel que nos hacía reír a todos?… ¡cómo me siguen divirtiendo los números!
  • ¿Quién no recuerda a la señorita de lenguaje, que tenía una cara tan seria que ninguno nos atrevíamos a contarle algo que nos estaba pasando o a pedirle un favor?… no sé por qué será, pero me da un escalofrío cada vez que pienso en ella…
  • ¿Y ese otro profe que nos decía a menudo lo bien que hacíamos el dibujo artístico?…, así que todavía hoy me gusta coger mi lápiz y mis pinturas y ponerme a dibujar…
  • ¿Y la profe que me reñía constantemente porque en mi redacción había faltas y me daba una vergüenza terrible?…, pero ¡yo no podía evitarlas!, después, he odiado la lectura y la escritura…

¿Algo te suena? ¿sí?

Y es que la escuela, el colegio, el instituto,… dejan una huella definitiva en nuestras mentes y en nuestras almas.

Conozco brillantes jóvenes y personas que han sufrido mucho en las aulas,… y cuando les preguntas sobre qué recuerdan del colegio puede que te digan “pasaban de mí”, “pensar en ello me causa tanto dolor que mis padres me tuvieron que llevar al psicólogo y, ahora, prefiero no hablar”, “….

Hay personas y jóvenes que han sabido rehacer su autoestima  y te dicen algo parecido a esto: “sé que aprendo rápido, y que me tomo muy en serio lo que hago y lo que me gusta, pero del colegio no me hables, me duele demasiado”… “cuando deseo algo no me acobardo, me meto presión y sé que respondo”,…  “algo muy potente dentro de mí me empuja hacia adelante, no sé a dónde llegaré pero sé que estoy en camino”,…

Pero hay otros jóvenes que, con una estructura de personalidad más débil, se han dejado llevar por el “no valgo, no puedo, no sé, ya me lo decían mis profesores y ya me lo repetían mis padres”,…  Y se encuentran en un pozo emocional y social del que es difícil salir, sin perspectivas de ningún tipo.

¿Nos damos cuenta de lo importante que es la etapa escolar, esas horas mágicas que pasamos en los años más importantes de nuestras vidas en el colegio, esa necesidad de trabajar con inteligencia emocional y desplegar un gran abanico de habilidades sociales para conseguir complicidad, respeto , comprensión y motivación tanto de los profesores hacia los alumnos como a la inversa?.

Tanto si eres docente, padre, madre, o lo que seas, todos debemos tomar conciencia de este periodo de la vida en el que las relaciones que establecemos con nuestros alumnos, hijos,  grupos de chicos y chicas, en el colegio o en cualquier circunstancia y lugar, les va a marcar su desarrollo posterior. Pero es el centro educativo el que va a dejar una mayor y profunda huella.

Así que reflexionemos sobre esta realidad y vamos a contribuir a su mejora. No te preocupes de si no se sabe la unidad 3 del libro de Cono, pero interésate si se siente triste, desmotivado, demasiado alterado, si suspende sin sentido,…  porque, en este caso, no suele tener la culpa el niño, sino las circunstancias, fundamentalmente los adultos.

Aprende a establecer prioridades y fíjate más y mejor en la respuesta emocional.

Un abrazo, Asun 😉

Nube de etiquetas