Psicología, Educación, Salud y Vida

Entradas etiquetadas como ‘talentos’

Érase una vez una niña que iba a un colegio de nuestro país…

Elisa, en la etapa de educación infantil, aprendió a leer antes que los demás y se mostraba entusiasmada ante cualquier nueva oportunidad de aprender y descubrir que la vida le ponía a su alcance, … pero la profesora le decía a menudo que no quisiera ir por delante, porque tenía que hacer las tareas, los trabajos y las actividades al mismo tiempo que sus compañeros. Comentarios similares a este, seguían teniendo lugar en el colegio en distintas situaciones.

La niña pasó, en el transcurrir de los meses, de una actitud abierta a otra de tristeza, ensimismamiento y falta de atención. Parecía que siempre estaba en las nubes, cuyas formas y movimientos, por cierto, le gustaba mucho observar.
En el medio familiar no entendían lo que pasaba, puesto que la niña era alegre y además ¡muy lista! Y se preguntaban el por qué de su cambio de actitud.
A Elisa, desde bien pequeñita, le apasionaba la música y, además, mostraba aptitudes para ello, así que sus padres decidieron matricularla en el conservatorio de la ciudad para tomar clases de violín, disciplina en la que pronto destacó sobre el resto de sus compañeros. Aún no había cumplido 9 años.
Estando en 4° de primaria, sus padres solicitaron una entrevista con el orientador, ya que veían que su hija era muy muy lista, pero mostraba distracción y poco interés por las actividades del colegio. El orientador no había recibido nunca una demanda sobre esta niña. Así que comenzó a realizarle las correspondientes evaluaciones, viéndose claramente que Elisa poseía altas capacidades y un talento muy especial para la música.
Los padres estaban recelosos de “catalogarla”, pues tenían miedo de que se produjeran rencillas con otros niños y dificultades en la respuesta educativa del colegio. Aún así, accedieron a ello.
Entre otras medidas, el orientador recomendó diferentes adaptaciones para todas las áreas y, de forma específica, para música, dando sugerencias, consejos y pautas (recogidas dentro de la correspondiente adaptación curricular individual) para que Elisa se sintiera bien emocionalmente y tuviera oportunidades de aprender a su ritmo, mostrar sus aprendizajes y desarrollarse de forma equilibrada y armónica según sus características y necesidades.
Un día, al salir de la clase de música, el orientador se cruzó con ella y percibió un gesto de disgusto en su cara, así que aprovechó para invitarla a hablar un poco con él. La niña le contó que en clase le pidió a la profesora si podía tocar una pieza de Mozart que le salía muy bien en el conservatorio,…¡estaba entusiasmada con sus progresos con el violín!… pero la profe le dijo que no, que no quisiera correr tanto y que, en todo caso, ya la tocaría a final de curso.
El orientador, indignado por la actitud de la profesora y por el nulo caso que había hecho a sus recomendaciones, fue a hablar con ella, le recordó que era una niña con necesidades educativas especiales y, ante su sorpresa, le dijo que Elisa podía tener altas capacidades y ser muy buena para la música y que para eso estaban sus padres, para ayudarla y llevarla al conservatorio, pero que en su clase, no podía permitir que fuera por delante de los demás.
Y bueno, así se sigue entendiendo la educación, el talento, las adaptaciones curriculares, la personalización de la enseñanza, las competencias emocionales, etc, etc, etc,… en muchos colegios de nuestros país.
Sacad vuestras propias conclusiones. Y si tenéis algo que ver con la educación, por favor, nunca lo hagáis así de mal. En estos casos, debiera ser obligatorio evaluar al profesorado y si no está preparado,… poder adoptar medidas.

La educación no es una broma, ni la docencia solo un medio de ganar el sueldo. La responsabilidad de los adultos es infinita. Y cambiar lo que no se hace bien, es de sabios.
Un abrazo y hasta otro día 😉

Competencias emocionales para todos…

IMG_2739 (1) (2)

Este mes de noviembre están teniendo lugar en Logroño unas jornadas cuyo título es “La inteligencia emocional como herramienta frente al riesgo de fracaso escolar asociado a las altas capacidades”, organizadas por ARNAC (asociación riojana de niños de altas capacidades), con la colaboración de IberCaja Obra Social, y el Colegio Oficial de Psicólogos de La Rioja, con un extenso, interesante y ambicioso programa.

http://www.arnac.org/

http://www.arnac.org/docs/Diptico_ARNAC_Programa_noviembreV3.pdf

Me invitaron a participar en las mismas y acepté sin dudar. Haré mi charla el miércoles 25 de noviembre, en la que voy a dar unas pinceladas sobre el conocimiento y la experiencia que me proporcionan más de 30 años dedicada a la orientación educativa, atendiendo a niños y niñas de todo el abanico de la diversidad y, entre ellos, los que poseen altas capacidades. Por supuesto, atendiendo asimismo a sus padres, familiares, profesores y entorno social.

La riqueza y la “vista de pájaro” que me han supuesto mis ricos y bellos años dedicada a ello, en los que he disfrutado intensamente, porque amo a rabiar mi trabajo y poder ayudar a educar me parece todo un lujo, hacen que me sienta altamente ilusionada en querer compartir mis conocimientos y mi sentir sobre el tema de la correcta gestión de las emociones como herramienta para casi todo.

Así que como uno de mis caballos de batalla ha sido el Desarrollo del Ser desde el interior de los niños, de las personas,… hablaremos de ello. Y es que es un tema que me encanta.  Y explicaré cómo cuando alguien está armónicamente desarrollado y se autoconoce, a nivel interior, y se hace preguntas relevantes sobre su destino en el mundo y otros temas trascendentales,… las emociones y la comunicación fluyen mucho mejor (en relación con la Inteligencia existencial, últimamente descrita por Gardner).  Esto hay que enseñarlo a los niños, por supuesto. Pero primero, deberán aprenderlo los adultos.

Yo no sería realmente yo si en casi cada párrafo de los que hable, no implicara a los agentes educativos (familia, profesorado, modelos sociales,…) en el desarrollo de las competencias emocionales de los chicos y chicas con altas capacidades o con cualquier otra capacidad. Hablaremos de la formación de familias, a través de las escuelas de padres, que tan importantes y necesarias son.

A la vez que vayamos viendo todo ello, iré proporcionando estrategias para limar las autolimitaciones y las etiquetas negativas de los chic@s, pero en la que tanto tenemos que ver los adultos. Estoy segura de que daré qué pensar y removeré conciencias.

Y, en fin, que ya estoy disfrutando pensando en ello.

Por cierto, si estáis cerquita y os interesa, será el miércoles 25, a las 6, en el Salón de actos del Centro Social de Ibercaja. C/Portales 48. Logroño (La Rioja).

Ah! y gratis.

Un abrazo y hasta pronto, Asun 😉

… pensando sobre la Orientación Educativa…

Por si no lo sabías, la Orientación Educativa es un proceso continuo de asesoramiento y apoyo para el desarrollo integral de los chicos y chicas desde que son bien pequeños y que engloba a ellos mismos, a sus familias, a sus profesores y al entorno social en el que se desenvuelven. 

Existen muchos modelos de orientación y todos, sobre el papel, quedan muy bonitos,… pero pienso que ya es hora de pasar del papel a la mejora de la práctica.

Para que las cosas tuvieran más sentido común, todo modelo de Orientación Educativa debiera, desde mi punto de vista, priorizar SIN FALTA estos matices:

–          Mas PREVENCIÓN haría que hubiera menos intervención.

–          Si realmente se buscara el desarrollo de TODAS las potencialidades de los  niños, cada uno debiera poder llevar adelante sus talentos, inquietudes, gustos, deseos, creatividad,…

–          Si se cambian las prioridades del diagnóstico hacia el ENTENDIMIENTO completo del niño como un ser humano dentro de un sistema familiar, escolar, social,… todo puede tener más sentido. No hacen falta tantos test, sino comprender, hablar, mirar para ver, no solo por fuera, sino por dentro,…

–          Trabajando con y desde la INTELIGENCIA EMOCIONAL como motor fundamental en las personas. Todos hablamos de ella, pero… ¿cuántos saben de qué va?, ¿cuánto y cuándo se habla de sentimientos?, ¿cómo los reconocemos y modificamos? ¿quien trata de ponerla en práctica?, ¿quién la tiene incorporada en el currículo?, ¿quién se cuestiona a sí mismo?…

–          Planteando y viendo las situaciones desde la PSICOLOGÍA POSITIVA. No desde lo que falta, sino desde lo que ya tenemos para, desde ahí, mirar hacia adelante. Recordemos que la psicología en positivo no es algo raro, sino la única forma de abordar las situaciones emocionales, educativas, sociales,…  dile a un niño o joven que eso le ha salido bien, o que reconoces su esfuerzo  si quieres motivarle a que continúe hacia adelante, superándose… Esa forma de actuar sería comenzar a aplicar la ps. positiva.

–          Implicando de manera directa a las FAMILIAS, no solo para informarles, sino haciéndoles partícipes en programas educativos realizados desde el centro (tipo escuelas de padres, talleres) como ejes-clave en el desarrollo educativo y completo de sus hijos.

–          Trabajando CON las familias, para ayudarles en la adquisición y aprendizaje de patrones educativos coherentes.

–          Dando opción de formación a OTROS ÁMBITOS de la sociedad. La escuela no debe ser un espacio cerrado en el que solo los que estamos dentro tenemos algo que decir. Todos podemos aprender y colaborar desde la reciprocidad.

–          La escuela debe ser un lugar ABIERTO, donde no haya fisuras entre la misma y la vida y la sociedad externas. No puede ser que el aprendizaje dentro del contexto escolar sea poco útil en el exterior.

–          Desarrollando TODOS los TALENTOS de los niños, no dando el protagonismo absoluto a las consideradas áreas fundamentales (lenguaje y matemáticas del currículo.  ¿Y el arte, las ciencias, la geografía, el dibujo, la música, la naturaleza, la carpintería, la cocina….?

–          Potenciando la CREATIVIDAD, como motor de las sociedades, de los descubrimientos, de la espontaneidad, de los avances, del progreso,…

–          Trabajando sistemáticamente en GRUPO de forma colaborativa y cooperativa. Donde unos enseñen a otros, haya debate, todos aprendan de todos, saquen conclusiones, sean capaces de hacer exposiciones orales, llegar a resultados por ellos mismos…

–          Creando espacios y tiempos fundamentales de LECTURAS COMPARTIDAS. Con contenido, análisis, conclusiones,…

–          Enseñando de forma real y con estrategias adecuadas a RESOLVER CONFLICTOS, así como a generalizar los aprendizajes en situaciones naturales.

–          Introduciendo el COACHING EDUCATIVO (sobre todo en el 3º ciclo) como medio para ayudar a los niños en su proceso de crecimiento y toma de decisiones.

–      … y creyendo y teniendo certeza de que la orientación educativa no consiste solo en poner un parche a esa dificultad del niño y pasarle test y más test, hacer un diagnóstico y unas someras orientaciones… sino en tratar de intervenir en todo su entorno y conseguir que la respuesta educativa sea como en Fuenteovejuna (todos a una). Aun queda camino que recorrer.

… Podría continuar, pero por hoy,… os hacéis una idea, ¿no?

Ah, y si tienes hijos o niños y jóvenes alrededor en edad de escolaridad obligatoria, que sepas que cerca de él/ella hay un orientador/a. Déjate asesorar.

Abrazos 😉

Nube de etiquetas