Psicología, Educación, Salud y Vida

Entradas etiquetadas como ‘toma de decisiones’

… Sin emociones, no hay inteligencia….

2012-05-17 18.50.39

¿Habías pensado alguna vez que sin emociones no hay inteligencia?

Y es que NO PODEMOS TOMAR UNA SOLA DECISIÓN que no sea por medio de una emoción. Nada puede existir en la mente formado exclusivamente por la lógica y la razón.

Y esto lo conocemos gracias a los estudios de neuropsicología que, en los últimos años están teniendo lugar, y que cada día nos descubren con mayor claridad que en el sistema límbico (el que regula las emociones) están los “poderes” más primitivos del cerebro y que son la GUÍA para las “decisiones” de nuestro organismo. El sistema límbico es tan importante que esa zona del cerebro, según la emoción que nos cause una determinada situación, será la responsable de nuestra decisión,… Esto tiene lugar cuando, casi sin darnos cuenta, de manera intuitiva y rápida, determinamos si nos vamos a aproximar a un estímulo o vamos a evitarlo, o vamos a hacer algo o no, o vamos a decir algo o no,…

Así que la vieja separación entre emociones e intelecto es absurda. Hay gente que se jacta de que son muy racionales, de que su mente es totalmente lógica y de que no se dejan llevar por sus emociones,… pues que sepáis que, esto, así planteado, no es cierto.

La racionalidad sin emociones no es nada. Ni tan siquiera puede tener lugar en el cerebro. Un estímulo SIEMPRE desencadena una emoción, después, sentimos, pensamos, tomamos decisiones,…

Nuestro organismo refleja todo el conglomerado químico que está teniendo lugar en nuestra mente, segregamos una hormonas en vez de otras en función de la emoción, del pensamiento, del sentimiento,…

Nuestra salud se resiente o fortalece,… nuestro cuerpo puede desarrollar enfermedades debido a intensas emociones negativas; asimismo, curamos antes o después influidos también por las emociones,…

El sistema inmunológico aumenta sus defensas o se desgasta según nuestras emociones,…

Emociones como el miedo, la cólera, la alegría… Siempre hay un estímulo que desencadena una reacción automática y empieza en el cerebro, pero TODO se refleja en nuestro cuerpo y se proyecta a los diferentes ámbitos de nuestra vida.

Estímulo + modificación organismo + percibirlo… Eso es el sentimiento.

 De verdad, es muy importante el mundo emocional en nuestra evolución como personas. No te las des de ser únicamente muy racional, porque no es lo mejor para ti. Emocionable no es sinónimo de blandengue y poco inteligente,.. al contrario,… quién mejor controla su mundo emocional,  mayor fortaleza tiene y mejor uso hace de sus talentos, capacidades e inteligencias.

Así que, insisto, la INTELIGENCIA EMOCIONAL es un factor fundamental para nuestra salud, tanto mental como física.

Cuestiónatelo, trata de hacer cambios en tu vida en este sentido y verás cómo gestionas mejor tus decisiones y sentimientos, así como tu comunicación contigo mismo y con el resto del mundo. Todo puede fluir mejor. En definitiva, todos vamos en pos de la armonía.

Un abrazo 😉 Asun

A vueltas con las Habilidades Sociales…

genteAunque este tema ya lo hemos visto algún otro día, me gusta insistir en aquello que considero válido para todos, así que voy a seguir recordando que las habilidades sociales o de comunicación son fundamentales en la vida diaria, necesitando el desarrollo y adecuado manejo de las mismas para ser socialmente competentes, autónomos e independientes.  El desarrollo de las habilidades sociales nos lleva a pensar por nosotros mismos, tomar decisiones y solucionar problemas desde una reflexión personal en consonancia con nuestros intereses y necesidades.

En un curso de coaching me solicitaron un ejercicio que debía consistir en elegir con qué habilidad social me sentía más identificada. Lo que sigue fue mi sencillo análisis.

Con relación a la ASERTIVIDAD, (capacidad que permite a todo ser humano ser hábil al momento de comunicar sus ideas, de tomar una decisión y de relacionarse con el resto de las personas), la misma nos permite sentirnos bien con nosotros mismos y con los demás, siempre y cuando la asertividad sea auténtica  (con coherencia entre lo que se dice y lo que se hace), esté diferenciada para cada persona (porque cada ser humano es único) y entendamos que la empatía (ponernos en el lugar del otro) es fundamental en el proceso.

Aunque una persona no sea inicialmente asertiva, como cualquier otra habilidad del ser humano, es susceptible de aprenderse, entrenarse y mejorarse, a través de las técnicas de entrenamiento asertivo y habilidades sociales  o de comunicación. Solo es cuestión de desearlo y ponerse a la tarea.

Con relación a la ESCUCHA ACTIVA, la práctica de la misma nos permite mejorar la comunicación, a través de una actitud positiva hacia la escucha, con atención y cuidado, comprendiendo lo que nos dice nuestro interlocutor, y estando psicológicamente presentes hacia la otra persona, sin juicios ni valoraciones. Así, se crea un clima favorable que facilita la apertura y la cooperación.  Tan importante es saber transmitir información como saber escuchar para recoger lo que quiere decirnos la otra persona.

La EMPATÍA nos permite comprender emocionalmente a las personas que tenemos a nuestro alrededor, poniéndonos en su lugar, entendiendo lo que el otro siente,  piensa y busca. Me pongo en su lugar tratando de leer sus emociones, sin necesidad de implicarnos afectivamente ni enjuiciar la situación. La empatía nada tiene que ver con la simpatía como concepto.

OPINIÓN PERSONAL

Una vez hecho este breve análisis de las habilidades de comunicación más comunes y conocidas, considero que me siento identificada con todas ellas, puesto que las mismas no son excluyentes, sino que se complementan a la perfección, siendo difícil encontrar personas asertivas, pero que no sean capaces de presentar conductas de escucha activa o empatía. La misma definición de asertividad, lleva implícita la empatía y la escucha activa.

Efectivamente la persona empática es capaz de escuchar activamente a los otros, comprenderles y comunicarse eficazmente, dejando a su alrededor un halo de energía positiva que hace deseable estar con ellos.

Así que aunque no me parece adecuada la disyuntiva de tener que elegir entre estas opciones de habilidades de comunicación, si tuviera que hacerlo, y citar aquella con la que me sienta más identificada, me quedaría con la ASERTIVIDAD, pero dando por hecho, como digo, que la misma conlleva la empatía y la escucha activa, al menos en mi vida. Mis estudios, experiencias vitales y sentido común, así me lo han hecho ver.

Como ejemplo que corrobora lo que digo, en mi profesión de Psicóloga y orientadora educativa, me pongo a disposición de los otros, soy asertiva, practico necesariamente la escucha activa y necesito un grado de empatía elevado, considerando que es una cualidad que he desarrollado bien a lo largo de mi vida. Mis relaciones en el medio laboral y social en general, así lo confirman. Aunque bien es cierto que siempre hay espacio para mejorar y para más aprendizajes. Nuestra mente maravillosa nos permite cambios, evolución y mejora en cada momento de nuestra vida.

Una vez hecha esta reflexión personal…. ¿cómo andas tú de estas tres habilidades? 😉

Nube de etiquetas