Psicología, Educación, Salud y Vida

Hoy lloro…

Muchas veces también hay motivos para llorar. Hoy lloro por Italia. Lloro por Amatrice. Lloro por la destrucción de vidas y esperanzas. Y el llanto me lleva directamente a agradecer lo que soy y lo que tengo. Y a reflexionar lo poco que valoramos la salud, el bienestar, el techo que nos cobija y nuestro transitar por esta vida día a día. A veces necesitamos parar el bucle vital y repensar nuestras vidas. Eso creo. 😘🙏🏼❤️

Me llega de una queridgraciasa mamá esta nota que mandó hace unos días a la dirección de la guardería a la que va su niño de un añito.

Hola Rocío.  Soy Myriam.
Mientras escribo estas palabras ya me estoy emocionando.
Ha sido el mejor año de nuestra vida por el nacimiento de nuestro primer hijo, Millán y os escribo estas palabras porque es lo mínimo que puedo hacer. Habéis jugado uno de los papeles más importantes de nuestro entorno. 
Dimos en el Centro en abril de 2015, todavía embarazada de 7 meses por la prisa de las chiquibecas que obligaban a tener que elegir pronto. Menudo agobio me entró.
En una semana vimos unos 6 coles de Logroño y en cuanto llegamos a “CuentaCuentos” no hizo falta más, nos miramos diciendo…  ¡Aquí es!
Millán empezó la guarde con 6 meses y desde el primer día nos habéis hecho todo facilisimo. 
Cada día, en la entrada, a primera hora  con esa energía y positivismo que desprendéis todas, desde tú como directora y coordinadora pasando por todas y cada una de las chicas, la cocinera, la chica de la limpieza, siempre con una sonrisa. …  podíamos percibir la conexión y relación tan buena con nuestro entonces bebé. Nos hacía muy felices ir percibiendo ese necesario vinculo cargado de bienestar y buenas emociones. 

Sois unas profesionales de categoría y unas personas excepcionales. Confiamos plenamente en todo lo que nos decís y como lo hacéis. 

Hoy es el último día de cole del primer año y no hay dinero en el mundo que pague vuestra labor ni palabras de agradecimiento para deciros lo bien que lo habéis hecho y lo contentos que estamos.

¡¡¡GRACIAS!!! os echaremos de menos estos días de vacaciones. 

¡Nos vemos en septiembre!!

Creo que no necesita muchos comentarios. Solo quiero precisar que este tipo de acciones denotan una gran dosis de inteligencia emocional, así como unas vivencias muy importantes sobre psicología positiva y educación. Estoy segura de que nuestro querido Millán está creando en su cerebro unas conexiones sinápticas (entramados neuronales) que van a ser una gran base para el desarrollo emocional en su vida.

Yo también estoy orgullosa de tener algo que ver con este grupo familiar.😉


Me gusta la gente que lucha, que sabe encarar sus problemas y si no les ve solución, darles la espalda. Me gusta la gente que toma iniciativas y es capaz de dejar lo conocido y confortable, por lo desconocido e incierto. 

Me gusta la gente que en un momento determinado, mueve su vida ante la adversidad y sabe emprender otros caminos.

Me gusta la gente que piensa que la vida no es un camino de rosas, pero sabe disfrutar apartando lo que puede ser más limitador y doloroso. 

Me gustan los luchadores. Me gustan las personas que se cuestionan casi todo.

Rompe con el “no puedo”, no sé”, “qué será de mi”… y mueve tu energía. La vida es un suspiro que hay que aprovechar muy bien.😉

Nube de etiquetas