Psicología, Educación, Salud y Vida

Esta mañana, a eso de las 11, entro a un bar a tomar un café con hielo, me siento en una mesa y, como me encanta observar, me encuentro con la siguiente situación:

Entre otras personas (no muchas) en la barra hay una mamá, tomando una cerveza (claro, hace mucho calor)… con un niño, su hijo, de unos 6 años, alrededor de ella. El niño toma una Coca-Cola. Mamá habla con dos chicos (a los que debe conocer porque hablan amigablemente) de unas terceras personas.

Y, con el niño delante, sin tener en cuenta si está o deja de estar, comenta su mamá, con esta riqueza de vocabulario: “Es que son dos mongolitos. Son subnormales. Qué se han pensado”… y los otros le ríen la gracia. Y en el bar se forma un corrillo alrededor de ella aportando cada cual su chascarrillo descalificador hacia los que no están. Y el niño con la antena puesta. Aprendiendo sin parar.

Y ella sin acordarse del montón de veces que ha oído en el cole que los niños aprenden básicamente por imitación y por modelos.

Es una mamá que conozco y sé que es de las que tiene costumbre de ir al cole a quejarse a los profes de cómo tratan a su hijo y, ante cualquier situación, la culpa la tienen los demás. Ella se jacta de lo bien que educa a su pequeño, porque le lleva a muchas actividades extra escolares y le da todo lo que pide.

Y yo me pregunto en ese momento sobre la gran confusión educativa que existe y la falta de modelos familiares y sociales estables y coherentes que ayuden mínimamente a nuestros pequeños a desarrollarse equilibrada y armónicamente en el respeto y la responsabilidad. Y me dan pena los niños. En muchos casos, lo tienen muy difícil.

Anuncios

IMG_9925

Esto es así, está pasando y todos miramos para otro lado como si fuera lo “normal”. No es un ejemplo suelto. Lo mismo sucede en cada ámbito de nuestra sociedad. Este finde la noticia más importante que retransmitían muchas cadenas de TV, era la boda de Belén Esteban. ¡Gran acontecimiento!

¿No hay un comité de ética en este país que ponga en su sitio el valor de las cosas? Menudo modelo social estamos creando. Miedo me da el legado para generaciones siguientes.

Reflexiona sobre ello y no caigas en la tentación de darle share a los que nada tienen que enseñar, Yo no me permito mirar algunas cadenas de TV ni algunos programas específicos. Eso crea basura y obesidad mental. A bastante manipulación mental estamos sometidos como para dejarnos llevar por lo que quieren que veamos, valoremos y nos parezca normal, siendo en realidad una aberración social.

Primer paso… ¡ser críticos con nosotros mismos! ¿a que si?

Pienso que, a lo largo de la vida, todos pasamos por diferentes etapas, manifestamos distintas tendencias y, muchas veces, echas la vista atrás y te hace gracia ver cómo eras y te mostrabas hace unos años a cómo eres y te manifiestas ahora.

También tengo claro que nuestra evolución es constante, hasta nuestro último aliento, y que cada cual somos los únicos responsables de nuestras vidas. Así que no le pidas cuentas a nadie y mira un poco hacia tu interior. Tu conducta la gestionas tú. Y tus reacciones y estilo comunicativo sólo depende de tí. No eches culpa a otros de tus actos.

Eso es inteligencia emocional y responsabilidad personal. ¿Si?

Nube de etiquetas