Psicología, Educación, Salud y Vida

Archivo para la Categoría "Inteligencia Emocional"

¿Qué me has traído?

regalos

En muchas ocasiones, cuando los papás, tíos, abuelos y otros familiares de los niños más pequeños salen de viaje, de vacaciones, o viven fuera,… y están sin verles unos cuantos días, a los adultos nos gusta llevarles un regalo que puede ir desde algo sencillo hasta grandes y costosos juguetes.

Y en sí misma, esta práctica no reviste problema alguno en el desarrollo infantil, pero debiera ser algo esporádico y no realizar siempre ese regalo. Veamos por qué: cuando esto se vuelve una costumbre, casi una obligación, sin darnos cuenta estamos acostumbrando al niño a que asocie papá, tía, abuela… = regalo.

Y no siempre debe ser así. Hay que enseñarles que nuestra sola presencia y el reencuentro ya es un regalo y un motivo de alegría, más allá de que portemos un objeto o no.

Conozco a muchos niños que cuando ven a algunos de sus familiares después de unos días, la forma de dirigirse a ellos es… “¿qué me has traído?”, antes tan siquiera de darles un abrazo y disfrutar con esa llegada. A su vez, el adulto se libera de una interrelación más intensa y de preguntas, a veces cansinas, de los pequeños, porque ya están entretenidos con el obsequio, y se minimiza la comunicación.

Una respuesta sorpresiva y bonita ante el “¿qué me has traído?” seria: ¡yo! te he traído a mí! e iniciar una divertida conversación sobre si las personas somos también un regalo, el mejor regalo.

Si nos resulta inevitable aparecer con ese obsequio, debiéramos pensar en que ese regalo tuviera alguna utilidad como un cuento, un libro, un juego educativo o alguna prenda de vestir. Esta reacción educativa se engloba en los parámetros de la educación emocional, puesto que se busca una actitud por parte del adulto y una respuesta por parte del niño que consolide los lazos afectivos. No centrados en los objetos, sino en las personas.

No contribuyamos al síndrome del niño hiperregalado, que tiene tanto, que nada valora y quiere recibir cada vez mas y mas y mas, sin ton ni son.

Ahora, en vacaciones, es buen momento para reflexionar sobre esto y no comprar regalos innecesarios.

¡Feliz verano!

 

Anuncios

¡Lo mejor no cuesta dinero!

A estas alturas de la película y de los nuevos hábitos sociales basados en imágenes vacíos de contenido, cada vez tengo más claro la necesidad de adoptar un estilo de vida basado en valores internos. Es decir, encontrar dentro de nosotros motivos que vayan mucho más allá que el postureo y la acumulación de objetos.

Quizá aún somos capaces de descubrir cosas nuevas, quizá aprendamos a conocer quienes somos, quizá encontremos sentido a esa frase que tanto oímos de “mirar al interior”. Cada día es más necesario grabar en la frente la necesidad de SER en lugar de TENER.

Nos encanta ir de compras y adquirir lo último en tecnología. Si no, no somos cool. Pero si miramos un poco hacia atrás, enseguida vemos que los mejores momentos de nuestra vida no llevaban un precio marcado ni estaban motivados por una moda o tendencia.

En esta línea de prioridades sociales, a los niños les transmitimos demasiado el valor del objeto y menos otras situaciones que les darían mayor equilibrio y madurez personal: llevarles al campo, valorar las maravillas de la naturaleza, y hacerles sentir ahí bienestar, amor, respeto y libertad. Admirar a los árboles cuando les vemos mover las hojas, a los ríos cuando fluyen, a las olas cuando bañan la arena de la playa… así también les inculcaremos la necesidad de buscar soluciones a los problemas ecológicos que sufre el planeta. La tierra es nuestra casa y como no lo aprendan y obren en consecuencia desde bien pequeños, mucho me temo que “nuestra casa” pueda cerrarnos sus puertas.

Todo ello dando ejemplo (somos modelos para los demás y, por supuesto, para los niños), y con una buena carga de competencias emocionales. La teoría si no va acompañada de una buena actitud y una buena práctica, de nada vale.

Un abrazo y hasta otro día 😉

¿Niños enganchados a las pantallas?

moviless
La verdad es que es un tema que suscita grandes y encendidas controversias entre psicólogos, educadores y familias.
Desde quien dice que no pasa nada porque a esta generación le toca vivir pegados a la tecnología y que es natural, porque han nacido rodeados de pantallas… hasta quien dice que crea adictos lo mismo que si de una droga se tratara.
Antes de seguir, voy a posicionarme. Y a sabiendas de la necesidad de la tecnología, todo debe tener límites. Sin ellos, no podemos encaminar nuestra conducta.                                                                                                                                                                                                                                                                                                         
                                                            
Yo pienso que SÍ CREA ADICCIÓN e incluso se llegan a utilizar algunos aparatos (por ejemplo, el móvil) como sustitutos emocionales en casos o situaciones en los que existe cierto vacío comunicativo con los padres y algo de dejadez. En cierta medida, dependerá de la edad de los hijos y, por supuesto, de la permisividad de los padres y del uso que los progenitores hacen de ello.
Una niña con un móvil a los 9 años puede ser controlable y ser los padres los que marquen la pauta de tiempo de uso. Otro niño con 12 que ya ha desarrollado durante dos años o más unos hábitos muy reiterados y fuera de control del uso del móvil o de la playstation, difícilmente vamos a poder controlarlo ya.
Quiero decir que el uso inadecuado en las primeras edades puede fácilmente llevar a la adicción a partir de la adolescencia.                                                                                                 
¿Cómo se nota?…                                                                                                                                      
*     Perdiendo el control sobre su uso (¡solo estaré 10 minutos!) y luego nos damos cuenta de que ha estado más de 2 horas. Infravaloran los riesgos, piensan que no pasa nada por estar tanto tiempo con el móvil o el juego. Total, sus amigos también lo hacen. Y no olvidemos que, a esta edad, los iguales son sus referentes de comportamiento.                         
*     Las niñas, más que videojuegos, utilizan exageradamente las redes sociales. Con la moda de las “influencers” que les marcan modelos de belleza, de imagen, de popularidad,… habitualmente lo que yo llamo “calorías emocionales vacías”, es fácil caer en el uso desmesurado del móvil. Máxime si en la familia no están claros los límites, (o los mismos padres son ciberdependientes), ni existen otros VALORES REALES que sean más fuertes que los mensajes de las redes.
Todo esto abre puertas al ciber acoso, chantajes posteriores, vida sedentaria en exceso, obesidad,… y esta puede llevarles a la diabetes, enfermedad con claro y desmesurado aumento en los últimos años.                                                                                                               
¿Más consecuencias?…
  • Aislamiento de la familia.
  • Cambios bruscos del estado de humor, con muchos episodios de mal humor injustificado.
  • Descenso en el rendimiento escolar.
  • Cambio en los hábitos alimenticios.
  • Trastornos del sueño…
  • Llegando a situaciones de ansiedad cuando no están conectados.
Empezaríamos a notar los cambios claramente cuando dejan de tener interés en cualquier cosa que no sea la pantalla, con pasividad ante las demás circunstancias de su vida.
Evidentemente las redes están diseñadas para que sean adictivas, creando una realidad paralela y falsa que para nada aporta algo valioso al desarrollo de los niños y jóvenes. Además, el problema es mayor si a esto se unen algunas características personales y sociales como timidez, dificultad en las relaciones sociales reales, modelos familiares (que los padres también estén indiscriminadamente con el móvil delante de sus hijos demasiado tiempo).
Cada día nos encontramos con más frecuencia en la calle escenas que hace pocos años nos hubieran parecido de ciencia-ficción:                                                                                         
padres-adictos-movil
  1. Niño/a de 10 años caminando por la calle junto a sus padres. El pequeño juega con su móvil. Sus progenitores van chateando sin parar. Para nada comentan sobre lo que ven, ni saben con quién se cruzan y qué pasa en ese momento en ese paseo en su ciudad.                                                                                                                                        
  2. Hace unos días en un restaurante en el que yo estaba con mi marido, había dos parejas y 3 niños cenando. Los pequeños, entre 8 y 11 años, cenaron enseguida. Era viernes y los jóvenes padres no tenían prisa. Al poco rato los tres niños empezaron a comunicarse con sus móviles, sus chats y sus juegos. Cada uno con lo suyo, sin hablar entre ellos. Los padres se mostraban felices y relajados porque estaban tranquilos todos. Tanto es así que después de la cena se tomaron un par de gin-tonics. Cada rato que pasaba yo me sorprendía más y más de lo exagerado de la dejadez de sus mayores. Coincidimos en el restaurante un par de horas. Cuando nosotros nos fuimos, aún seguían allí en la misma situación.
Probablemente dentro de poco alguno de esos padres acuda a su médico, o al orientador del cole o a una consulta psicológica… porque sus hijos están “enganchados” y ellos no saben qué hacer.
Maldita hipocresía educativa y social, que nos hace ver los problemas a toro pasado y cerramos los ojos cuando estaban encima de nosotros y solo supimos mirar para otro lado.
Hace falta mayor madurez, coherencia y responsabilidad, empezando por los padres y adultos. Los problemas de los pequeños se cimientan en el entorno educativo. No lo perdamos de vista.

 

Nube de etiquetas